Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2014

Santa Rosa de Lima

…sin la cruz no se encuentra el camino de subir al cielo… ¡Ojalá todos los mortales conocieran el gran valor de la divina gracia….Sin duda alguna, se entregarían, con suma diligencia, a la búsqueda de las penas y aflicciones.
Hoy 23 de agosto recordamos a Santa Rosa de Lima, patrona de América. Hoy Santa Rosa de Lima hubiera reconocido la diferencia entre masoquismo y martirio. Masoquismo es gustar del sufrimiento como un fin en sí mismo. El masoquista se pone como objetivo sufrir.  Nadie en su sano juicio piensa así. No tiene sentido buscar el sufrimiento, aunque algunos se exciten con la imagen de “cuero y cadenas”.  Lo natural es el rechazo del sufrir. “Aparta de mí este cáliz,” dijo Jesús en el Huerto de los olivos, y luego, “Hágase tu voluntad y no la mía”. Jesús no amaba la cruz por un movimiento espontáneo de su espíritu. La aceptaba porque esa era la voluntad del Padre.  Para Jesús el sufrir no era un fin en sí mismo. Eso no hubiera sido natural. Entonces el sufrir era un medio. Y como t…

Domingo 19 Tiempo Ordinario Ciclo A

Elías y los discípulos tienen algo en común, se sienten en la oscuridad de la noche, en la madrugada, cuando los pensamientos son más negativos. (Idea sugerida por el comentario en el National Catholic Reporter.) 

En el momento en que Dios parece más lejos, aparece al lado, cerca. “Estoy aquí, no temas”.

Pedro se siente tan animado que se lanza al mar (enfrentar la vida, evangelizar).

Siente dudas, parece, porque se hunde en el agua o no puede contra el viento que le abofetea, o se opone. 

Él y los discípulos habían creído que era una aparición (un fantasma), quizás, piensa él, han estado delirando, o hasta puede tratarse de un ángel del demonio.

A Pedro se le tambalea la fe. No la fe en unos dogmas o en unas verdades, sino la fe en Jesús, al que tiene al frente, al que siente en su corazón, como Elías.

Jesús le dice, “Estoy aquí, no temas”. 



El milagro de los panes y los peces

Una interpretación del milagro de los panes y los peces es la siguiente. Gracias a la predicación de Jesús los presentes se sintieron animados a compartir unos con otros lo que habían traído para su “almuerzo”. 

Cuando Jesús preguntó sobre lo que había para comer quizás sólo algunos fueron generosos y presentaron algo de lo que tenían para compartirlo con los demás. Jesús pronunció la bendición sobre lo que le trajeron y los demás presentes se sintieron animados a hacer un gesto igual y comenzaron a compartir lo que tenían. El milagro se dio en la conversión de los corazones y el descubrimiento del amor fraterno. Los cristianos comenzaron a reconocerse en la fracción del pan.

Puedo estar equivocado, pero para mí esta es una idea genial para concebir lo que significa ser cristiano. También nos sugiere que la eucaristía es una relación con Dios que se expresa en la relación con los demás y en particular con los hermanos en la comunidad orante. Eso, más que un objeto que hay que adorar.