Ir al contenido principal

Entradas

Domingo 5° de Cuaresma, Ciclo C

El evangelio de hoy narra el episodio en que le traen a Jesús a una mujer sorprendida en adulterio.  Adulterio y pecado Tradicionalmente veíamos esta narración (igual que la de la parábola del hijo pródigo del domingo pasado) en términos del arrepentimiento del pecador, la compasión de Jesús, el perdón de los pecados.  Con el Concilio Vaticano II comenzamos a visualizar la dimensión social del evangelio, la fe, el reino de Dios. Como fue natural, en la época moderna (el Kempis, Santa Teresa de Ávila, Descartes, por mencionar tres ejemplos ilustrativos) la fe es asunto interno. No hay que salir fuera de sí mismo, el itinerario de viaje hacia Dios es algo mental, espiritual. No es que haya que descartar eso como un error. Es una idea que se remonta a los tiempos de San Agustín y antes, a Platón.  Está la dimensión espiritual de la fe, pero eso no es todo. Está la dimensión social, que es la expresión material de la fe personal. La comunidad eclesial es el lugar de la fe. La iglesia en cada …
Entradas recientes

Domingo 4° de Cuaresma, Ciclo C

En el evangelio de hoy se relata la parábola del hijo pródigo.  “Pródigo” quiere decir, “botarate”, despilfarrador, manirroto. Es el cuento del hijo que toma su parte de la herencia de su padre y la derrocha irresponsablemente. Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde. El hijo cae en cuenta de lo que ha hecho y entonces vuelve a la casa del padre. Llama la atención la figura del hijo pródigo, de ahí la designación tradicional, el nombre que tiene entre las demás parábolas. No obstante, también se presta para verse como la parábola del padre misericordioso, comprensivo. El padre lo que ve es que el hijo volvió. Eso es lo que ve. No ve que fue un irresponsable. Alguien podría decir que es un padre consentidor. Que reciba al hijo y hasta organice una fiesta porque volvió es pasar por alto que fue un sinvergüenza, un bribón, un calavera insensato.  Es lo que resiente el hermano cuando ve que hay fiesta en su casa. La parábola también podría llamarse “la del hermano resentido”.  Pero esa es …

Domingo 3° de Cuaresma, Ciclo C

El evangelio de hoy nos cuenta (Lucas 13,1ss) que algunos de sus seguidores se acercaron a Jesús comentando sobre unos galileos que los soldados de Pilato mataron cuando estaban preparando un sacrificio. Jesús entonces les aclara: que hayan sufrido una muerte así no significa que eran más pecadores que los demás galileos. El enfoque Las narraciones de los evangelios pueden entenderse de varias maneras, todas ellas dentro del contexto más amplio de nuestra fe cristiana. Los estudiosos hablan de unos como niveles arqueológicos. Está el sentido del momento primero; luego, la manera que se tomó el episodio posteriormente en diversas etapas del crecimiento del cristianismo.  Atención: no hay que asumir que el hecho de poder entrever más de un sentido en las narraciones pueda estar en conflicto con nuestra vida de fe como cristianos. Esta reflexión es la de uno que no es experto, ni estudioso de las Escrituras. “No por eso eran más pecadores” Podemos comenzar por plantearnos la contestación que es…

Domingo 2° de cuaresma, Ciclo C

La primera lectura para este domingo está tomada del libro del Génesis capítulo 15:5ss. Dios le muestra a Abrahán el firmamento estrellado y le dice que su descendencia será tan numerosa como todas esas estrellas. Comentario breve: Todos somos descendientes de Abrahán. Nuestro Dios es el dios de Abrahán, Isaac y Jacob. Unos somos judíos de nacimiento; otros lo somos por nuestra condición de cristianos.  Por eso es absurdo tener sentimientos antisemitas.  Dios escogió a Abrahán para revelarse por medio del pueblo judío. Pertenecer a este pueblo es un motivo de honra, en el buen sentido. No es cosa de sentirnos orgullosos y superiores, sino de sentirnos honrados, como la Virgen cuando se encontró que le pedían ser la madre del Salvador. O el cardenal Aponte Martínez cuando decidió titular sus memorias, Por qué a mi.  El pueblo judíos es el depositario de las promesas de Dios a la humanidad. No somos nosotros que salimos a buscar a Dios y nos lo encontramos. Es Dios que salió a nuestro encue…

Domingo 1° de Cuaresma, Ciclo C

Hoy remito a mis lectores a mis apuntes del 2016 para este domingo 1° de cuaresma, ciclo C. Pinchar aquí.

Domingo 8, Tiempo Ordinario, Ciclo C

La primera lectura para este domingo está tomada del libro de Sirá 27,4-7. “Se agita la criba y queda el desecho, así el desperdicio del hombre cuando es examinado,” nos dice. Una criba es un cedazo, un filtro. Al filtrar o pasar los granos por el cedazo, queda el deshecho, el desperdicio, separado del grano bueno. Cuando a una persona se le examina, pasa por el cedazo de ese examen y salen a descubierto sus fallas.  De la misma manera, también nos dice que escuchar a una persona que razona resulta ser como si esa persona fuera una pieza de cerámica dentro del horno caliente. Si está bien hecha, sin vicios ocultos, saldrá una vasija bien hecha. Cuando escuchamos a alguien que razona, quedan al descubierto sus pensamientos ocultos.  Lo que está oculto en cada uno se ve y se reconoce en las palabras y las ideas de cada uno. De la misma manera el árbol se conoce por sus frutos. Por eso, nos dice, “No alabes a nadie antes de que razone, porque ésa es la prueba del hombre”. De esta manera se …

Domingo 6 del Tiempo Ordinario, Ciclo C

La tercera lectura de hoy continúa la lectura del evangelio de San Lucas 6,17.20-26. El domingo pasado cuando Jesús visitó la sinagoga de Nazaret terminó experimentando el rechazo de su gente y entonces siguió su camino hacia las orillas del lago de Genesaret. Parece que su fama se extendió y vinieron muchos a verle y escucharle. Le trajeron sus enfermos para que los curara. La cantidad de gente era tal que Jesús se subía a un lugar alto para que pudieran escucharlo, como fue el caso en la lectura de los domingos anteriores.  En el pasaje de la lectura de hoy Jesús pronuncia el discurso, sermón, pronunciamiento, sobre “las bienaventuranzas”. Nos dice, “Dichosos (bienaventurados) los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios. Dichosos (bienaventurados) los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados. Dichosos (bienaventurados) los que ahora lloráis, porque reiréis.” Jesús les dice, en otras palabras, “el Reino de Dios ya está aquí; ha llegado”. Pero a la misma vez dice, “Qué alegr…