Ir al contenido principal

Entradas

Tiempo ordinario, Ciclo C, Domingo 24

Primera Lectura Libro del Exodo 32,7-11.13-14. La primera lectura se ubica en el escenario del Sinaí, cuando Moisés permaneció dentro del monte durante cuarenta días. El pueblo, cansado de esperar, provoca que Aarón (el hermano de Moisés que hablaba en su lugar, porque Moisés era torpe de palabra) le construya un ídolo para adorarlo. Dios le dice aMoisés que baje del monte, “que se ha pervertido tu pueblo, el que tú sacaste de Egipto”. El ídolo, nos dice, está hecho con figura de toro, forjada en metal (el texto no especifica que fuera de oro). Como en el caso de Sodoma y Gomorra, Dios anuncia su intención de destruir al pueblo hebreo. Lo sustituirá con la descendencia de Moisés.  Moisés entonces entra en un diálogo con Dios que es como un regateo en el mercado, al estilo árabe, como hizo Abrahán en el caso de Sodoma y Gomorra. Argumenta lo mismo que uno piensa enseguida, ¿No es que Dios se había comprometido con Abrahán y su descendencia para siempre? Dios entonces accede. “Y el Señor s…
Entradas recientes

Domingo 22, Tiempo Ordinario Ciclo C

"Para vivir necesito poco y ese poco lo necesito muy poco," decían los estoicos de la antigüedad.

Con todo, los estoicos creían en vivir con dignidad.

Los cínicos –los "perros"– ni tan siquiera creían en eso de la dignidad. Había que reírse de todas esas cosas que los hombres –los humanos– se toman tan en serio.

Los cristianos helenistas fueron herederos de las ideas que circulaban en el ambiente cultural del Mediterráneo.

Pero Jesús habló en otro contexto. Es lo que hemos ido aprendiendo de los investigadores de los textos bíblicos desde hace más de cien años.

El lector puede ver y escuchar en YouTube la obra clásica de Juan Sebastián Bach,Jesús, la felicidad buscada.  Mis excusas por el anuncio que aparece al comienzo de esta versión. Es el precio virtual para poder verlo.

El lector puede ver mis apuntes sobre este domingo en el 2016.

DOMINGO 21, TIEMPO ORDINARIO, CICLO C -- 2019

«Es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja, que para un rico entrar el reino de los cielos,» nos dice Jesús hoy en el evangelio. Esto es como decir: los ricos no entrarán al Reino. Dígale esto al pastor Font y los demás como él que predican el «evangelio de la riqueza». Dígaselo a los obispos y cardenales que piensan que deben vivir como príncipes. Pero comencemos con el análisis de las palabras del evangelio. Como otras equivocaciones que introdujeron unos monjes en el siglo 7° (siendo como eran «extranjeros» desconocedores del helenismo y gente de poca cultura) un monje irlandés del siglo 8° se inventó el falso dato (hoy día le llamamos fake news, como cuando publican noticias falsas sobre Carmen Yulín) de que en Jerusalén había una puerta estrecha por donde los camellos de las caravanas casi no podían pasar.  He escuchado el cuento de la puerta llamada «el ojo de la aguja» en Jerusalén, como si fuera lo último descubierto por los investigadores de la Biblia. 
Jesús exag…

DOMINGO 20, TIEMPO ORDINARIO, CICLO C

"El que se mete a redentor, termina crucificado," reza un dicho popular. Eso es lo que el profeta escucha del ángel que siempre le acompaña y le recuerda al oído el riesgo de anunciar lo que Dios también le inspiró. 

Nietzsche, y detrás de él muchos que le citan, dijo que hay que vivir en peligro y de esa manera denunció la mediocridad de la vida burguesa. Lo que no anticipó fue la interpretación que le dieron los nazis en el siglo 20. Una tropa de burgueses alemanes se lanzaron a vivir una vida heroica y arriesgada. Me recuerda al profesor Jaime Vidal cuando me comentó sobre una manifestación de izquierdistas: "Burguesitos jugando a comunistas". Años más tarde pienso: eran pobres jugando a ser burguesitos que jugaban a ser comunistas…y que pescaban en las filas de las chicas burguesas excitadas de juntarse con los atrevidos. 

Eso trae a la mente a nuestro poeta puertorriqueño Luis Palés Matos, que se lamentó de su pueblo de Guayama:

¡Piedad, Señor, piedad para mi pob…

Domingo 19, Tiempo Ordinario Ciclo C -- año 2019

Según nos dicen los estudiosos de la Biblia, el pasaje del evangelio de hoy refleja directamente la predicación original de Jesús.

El Reino ya está con nosotros, pero Dios detiene la mano para darnos un tiempo de preparación.

Estamos como los pasajeros del Titanic, preparándonos para el fin.

Jesús testimonia que es así. Él mismo resucitó para dejar saber que ya estamos ahí.

Dejo al lector que persiga esta reflexión–indicación: ¿qué pensar de esto?

Qué pensar, sí, en medio del agosto caluroso que nos deja saber que el calentamiento global no es una ficción.



El lector puede ver también mis apuntes del 2016 para este domingo.


Domingo 18 del Tiempo Ordinario, Ciclo C

En las lecturas de hoy encontramos el tema de las riquezas y de la avaricia.
San Pablo dirá que la avaricia es una forma de idolatría (Segunda Lectura de hoy).
"Todo es vanidad," dirá el Eclesiastés en la Primera Lectura.
Y Jesús en el evangelio denuncia la necesidad de querer acumular riquezas.

-----

Las riquezas son como el ron y el whisky. Están asociadas a la maldad, pero no necesariamente es así. Es como decir, "Todos los ponceños son puertorriqueños; entonces, todos los puertorriqueños son ponceños". También: "Fulano bebía en exceso y terminó matando a su hermano en una trifulca en el bar; por tanto, hay que prohibir la bebida". Igual: "Muchos empiezan con marihuana y terminan drogadictos; entonces hay que prohibir la marihuana".

Aparte de lo anterior está el tema de la idolatría. Uno puede comenzar idolatrando a los ídolos de Hollywood y terminar como ellos, divorciados, adictos, muertos en accidentes de autos.

Habría que reflexionar sob…

Domingo 17º del tiempo ordinario Ciclo C

En la Primera Lectura para este domingo (Génesis 18,20-32) Abrahán regatea con Dios como si estuviera en el bazar disputando el precio de las aceitunas.

En el Evangelio para este domingo (Lucas 11,1-13) Jesús exhorta a sus discípulos a que perseveren en la oración de súplica. Roguemos a Dios hasta que nos atienda y remedie nuestras necesidades. En medio de ese hilvanar de cosas que se decía que dijo el Maestro dentro de la tradición oral de los primeros cristianos el evangelista intercala la oración del Padre Nuestro.

Conclusión: el tema que une las lecturas de hoy es el tema de la oración. Y la oración cristiana por antonomasia es el Padre Nuestro. Lo más importante es la alabanza al Padre (bendito sea tu nombre). De seguido pedimos que venga, que acabe de llegar, el Reino. Pero si se tarda en llegar, nos mostramos conformes: hágase tu voluntad, Señor.

Pasamos a nuestra necesidad material, que no nos falte el pan. Pero que tampoco nos falte la misericordia de Dios, de la misma maner…