Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2018

EL BUEN PASTOR

Dios busca la oveja perdida, como nosotros cuando se nos escapa el perro de casa.
Estamos inquietos y pensamos qué habrá pasado, si lo habrá pisado un carro, si terminará realengo con alguna jauría de la calle lleno de sarna y garrapatas.


Decía San Francisco de Sales:
Y entonces, cuando la encuentra, no le pega o la castiga, sino que se alegra y no la trae a la casa e empellones y de mala gana.


Decía San Claudio de la Colombière:
Nunca se ha escuchado decir que un pecador se convirtió a la fuerza, sino a través de la dulzura.