Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2012

El precio del trabajo

Lo más natural del mundo es asumir que el producto del trabajo tiene un valor intrínseco. Es en ese contexto que muchos entienden la idea de “la justa remuneración por el trabajo”.

Pero eso es como cuando en la época medieval pensaban que una planta tenía poderes mágicos de fortalecer el corazón porque sus hojas tenían la forma de un corazón. O como cuando se creían que con desangrar un poco a la gente, le curaban la fiebre. Al desangrarlas las personas se ponían pálidas y frías y entonces los médicos se decían, “Este remedio es lo indicado”.

Y hoy día algo parecido se da cuando los gobiernos establecen una política de control de precios y piensan que con eso se va a lograr justicia para los pobres, como en Venezuela.
Igual que el remedio de la sangría medieval, el control de precios o la imposición de unos salarios fijos en realidad lo que logran es empeorar la economía de un país. Como no es posible controlar todos los precios, los gobiernos tienden a fijar su atención en los artículos…