Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2016

Tiempo Ordinario, Ciclo C, Domingo 27

Primera Lectura Libro de Habacuc 1,2-3.2,2-4. El profeta clamó a Dios, “¿Hasta cuándo, Señor, pediré auxilio sin que tú escuches?” El Señor le respondió: espera la visión y escríbela, “Porque la visión aguarda el momento fijado…espérala, porque vendrá seguramente y no tardará”. Entonces añade y con esto finaliza el pasaje de la lectura de hoy, “El que no tiene el alma recta, sucumbirá, pero el justo vivirá por su fidelidad”.
En otra versión utilizada para este día esa última afirmación lee: “El injusto tiene el alma hinchada, pero el justo vivirá por su fe”. Esta versión concuerda con la Vulgata original y la de Reina-Valera.  “Fidelidad” pareciera tener más sentido directo dentro del contexto. El que es justo, es decir, el que vive fiel a los mandamientos, a la Ley, quedará con vida porque fue fiel, por su fidelidad. “Fe” también puede tener sentido indirecto: el justo que tiene fe en Dios a pesar de la evidencia contraria (no se ve venir el auxilio de Dios) vivirá, debido a esa fe que m…

Tiempo Ordinario, Ciclo, Domingo 26

Primera Lectura Libro de Amós 6,1.4-7. “Ay de los que se fían de Sión, confían en el monte de Samaría,” anuncia el profeta Amós. “Os acostáis en lechos de marfil…coméis los carneros del rebaño…canturreáis…inventáis, como David, instrumentos musicales…y no os doléis de los desastres de José.” Por eso Yahvé enviará su castigo, vendrá la invasión de los asirios y a la cabeza de los cautivos irán estos que antes se daban la buena vida. “Se acabó la orgía de los disolutos.” Si se hubieran acordado de José, ¿Dios no los hubiera castigado? Esto es, si hubiesen cumplido con su deber, qué importaba si comían y bebían y se se daban la buena vida. Lo que se critica es la irresponsabilidad, no tanto el vivir bien. Vivir bien no es malo de por sí; ser rico es algo bueno, por algo es deseable. 
En los últimos ciento cincuenta años surgió un nuevo tipo de puritano. Antes, los puritanos del siglo 17 veían el sexo como algo malo. Esto fue lo que llevó a los papas a declarar que el mismo placer sexual inv…

Tiempo ordinario, Ciclo C, Domingo 25

Primera Lectura Libro de Amós 8,4-7. “Escuchad esto los que exprimís al pobre,” comienza el pasaje del libro de este profeta Amós; al final termina, “jura el Señor por la Gloria de Jacob que no olvidará vuestras acciones”. Es una dura denuncia contra los empresarios que sólo piensan en sus negocios y no toman en cuenta a los pobres y a los afectados por culpa de sus gestiones. Habla de los empresarios sin escrúpulos, no de todos los empresarios. No dice que la causa de la pobreza son los ricos. El sufrimiento de los pobres que denuncia el pasaje es el causado por los empresarios sin escrúpulos. No todos los empresarios son así. No dice que ser empresario implica estar en contubernio con el diablo. Hay empresarios buenos y otros malos. Habla de los malos. No dice que la pobreza (económica) es una virtud.  Sí dice que Dios está pendiente, no se olvidará de lo que esos empresarios (malos) hacen. Son los que despojan de sus bienes a los indefensos, los que manipulan las pesas y medidas, los q…

Tiempo ordinario, Ciclo C, Domingo 24

Primera Lectura Libro del Exodo 32,7-11.13-14. La primera lectura se ubica en el escenario del Sinaí, cuando Moisés permaneció dentro del monte durante cuarenta días. El pueblo, cansado de esperar, provoca que Aarón (el hermano de Moisés que hablaba en su lugar, porque Moisés era torpe de palabra) le construya un ídolo para adorarlo. Dios le dice aMoisés que baje del monte, “que se ha pervertido tu pueblo, el que tú sacaste de Egipto”. El ídolo, nos dice, está hecho con figura de toro, forjada en metal (el texto no especifica que fuera de oro). Como en el caso de Sodoma y Gomorra, Dios anuncia su intención de destruir al pueblo hebreo. Lo sustituirá con la descendencia de Moisés.  Moisés entonces entra en un diálogo con Dios que es como un regateo en el mercado, al estilo árabe, como hizo Abrahán en el caso de Sodoma y Gomorra. Argumenta lo mismo que uno piensa enseguida, ¿No es que Dios se había comprometido con Abrahán y su descendencia para siempre? Dios entonces accede. “Y el Señor s…