Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2018

Los olvidados -- reflexiones de Semana Santa

La obediencia de Jesús (Fe de adultos)

En la carta a los Hebreos, capítulo 5 encontramos: Cristo, en los días de su vida mortal, a gritos y con lágrimas, presentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo de la muerte (Hebreos 5,10)



Es lo que mismo que sucede con todos nosotros frente al peligro. Es lo que encontramos en el salmo 68:

Dios mío, sálvame, que me llega el agua al cuello: me estoy hundiendo en un cieno profundo y no puedo hacer pie; he entrado en la hondura del agua, me arrastra la corriente.
-Salmo 68,2-22





Cuando llegamos a punto seguro, alabamos a Dios porque nos sacó del peligro. 


Pero… ¿Y los que se ahogaron? <

Domingo de Ramos - Ciclo B

El relato de la Pasión de Jesús es más o menos el mismo en los cuatro evangelios. 

El relato de la Pasión se puede ver en las escenas del Vía Crucis. En adición a esas escenas vamos a añadirle otras, para facilitar la reflexión.

A continuación, algunas escenas que no aparecen en el Vía Crucis tradicional. 

La lectura del evangelio de la Pasión según San Marcos comienza con...

la pecadora que le limpió los pies a Jesús.




Jesús estaba a la mesa con discípulos, amigos, admiradores, curiosos. 





Una mujer se acerca, se tira a tierra llorando y empieza a limpiarle los pies con el pelo humedecido en sus lágrimas.
¿No es una mujer histérica?






Algo patético.

Una mujer cargada de sentimientos de culpabilidad.





Pero, cierto,

Una golondrina no hace verano.

No fue un desliz de alguna ocasión.

Era una pecadora habitual.

¿Cuál sería su pecado?






¿De veras que fue una prostituta?

En el ciclo B, en el Domingo de Ramos se lee la narración de la Pasión según San Marcos. Según los estudiosos Marcos es el evangelio más antiguo. Por tanto, el relato de la Pasión de Jesús es la versión más temprana que conocemos.  La narración de la Pasión tiene muchas escenas. Veamos el primer episodio de la narración del evangelio: la unción en Betania. Dice el evangelio:  “Jesús estaba en Betania, comiendo en casa de Simón el leproso…llegó una mujer con un frasco lleno de un valioso perfume de nardo puro…rompiendo el frasco, derramó el perfume sobre la cabeza de Jesús”.
No se confunda este episodio con el de la pecadora arrepentida. De hecho en los otros evangelios hay confusión. Mateo y Juan dicen que la mujer le ungió los pies con aceite perfumado. Lucas ubica el episodio fuera del contexto de la narración de la Pasión y lo pone en el contexto de los fariseos. Él es el que dice que era una pecadora pública. Marcos no dice que es una pecadora. Mateo repite la narración de Marcos. Juan…