Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2011

Bienaventurados los pobres de espíritu

Uno se pregunta, ¿Qué de malo tiene ser “rico de espíritu”? Esto es, qué de malo es tener riqueza de espíritu.

Una cosa es ser rico en términos de las riquezas materiales, del dinero, por ejemplo. Pero otra cosa es ser rico en bienes espirituales.

Una persona rica en bienes espirituales puede ser el que tiene una gran fortaleza de espíritu, que tiene una gran personalidad o que tiene un gran carácter. Puede ser también el magnánimo, el valiente, lo mismo que el prudente y acertado en sus decisiones.

¿Habría que condenar a la persona “rica en espíritu”? La contestación parece obvia, pero también parece que a través de la historia esta distinción ha dado pie a una confusión. Eso a su vez ha llevado a la práctica de un cristianismo pervertido, tanto como a unas ideas equivocadas. Veamos esto con más detalle.

Uno puede ser rico (con dinero) y ser pobre (desapegado en el sentido cristiano).

La contestación parece obvia: es decir, lo que Jesús dijo se refiere más bien a los que son escla…

El octavario de oraciones por la unidad entre los cristianos

Del 18 al 25 de enero muchas iglesias celebran una semana de oraciones por la unidad entre los cristianos. Es posiblemente la actividad ecuménica más popular - puedo equivocarme.

De todos modos esta semana de oración ecuménica representa un esfuerzo serio y muy propio de nuestra fe cristiana. Nos unimos todos, de manera espiritual, para invocar la fuerza del Espíritu que nos abra el camino para salvar los obstáculos que impiden la unidad. La separación entre las iglesias y hasta el odio que algunos miembros de las iglesias expresan hacia los que no están con ellos, constituye quizás el mayor escándalo o el mayor contrasentido de nuestro cristianismo.

La unidad no ha de conseguirse mediante la humillación de unos frente a otros. Habrá de conseguirse mediante el diálogo hombro con hombro entre los que llevan la convicción de ser hermanos en la misma fe. Esto, aunque seamos “hermanos separados”, como lo denominó SS Juan XXIII. Con esa designación indicó que los miembros de otras iglesia…

Dios con nosotros... y Martin Luther King

Lo que se anunció en Navidades se confirma en Epifanía y se nos vuelve a recordar en los domingos siguientes. Jesús representa la presencia de Dios entre nosotros y el Camino a la Vida. Dios está con nosotros en nuestro caminar.

Junto a Juan, Jesús nos llama a la conversión de vida, a enderezar nuestra dirección hacia él que es la Vida. Juan bautizó con agua, Jesús trae el bautismo del Espíritu Santo.

Con su bautismo, Jesús trae la liberación de las cadenas del pecado. Nos trae el perdón para nuestro pasado y la esperanza de un futuro mejor. Notar que esto se da en el contexto de una comunidad.

Las cadenas del pecado: estamos atrapados en las injusticias naturales de la vida en este mundo. Hay un desajuste entre nuestras metas y la realidad en que estamos inmersos.

Tomemos el caso de Martin Luther King, cuyo recuerdo celebramos el tercer lunes de enero. Igual que Mahatma Ghandi, nos demostró el camino de Jesús. Es el camino de la lucha contra el pecado, pero al modo de la no violenci…