Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2017

La confesión de Pedro

Lo que sigue no es para negar la figura el obispo de Roma como líder de la cristiandad. Soy de los que creen en un tipo de ecumenismo en que la figura del obispo de Roma no es la de un administrador o un emperador en versión cristiana.  La reina de Inglaterra, como el rey de España, son vistos como figuras de unidad nacional y liderazgo. Esto quedó bien claro cuando en 1981 se intentó restaurar la dictadura franquista y el rey Juan Carlos salvó la democracia española. En nuestros tiempos el rey sólo tiene la autoridad que se le reconoce. Sucede lo mismo con el arzobispo de Canterbury respecto a la comunión anglicana.  “En la casa de mi Padre hay muchas mansiones” (Juan 14,2). Se puede interpretar esto en términos de la variedad de expresiones del evangelio que ya se dan en las iglesias orientales y en el sector evangélico.  En el cristianismo ya ha habido cabida para los izquierdistas y derechistas. Ha habido cabida para los que empuñan espada, rifle, mazo y cuartos oscuros para dar paliza…

La matanza del día de San Bartolomé

Hoy le llamaríamos masacre. Es uno de los capítulos negros de la historia de las pugnas religiosas entre católicos y protestantes. No fue cosa de cristianos.  Ya eso pasó. Pero los hay todavía, sobre todo en el mundo hispano, que siguen cultivando los mismos sentimientos de encono contra los protestantes. Piensan que la religión es asunto de ver quién tiene la verdad. Pero el cristianismo es asunto de fe, del encuentro con Jesús, del encuentro con Dios.  Alguien que se ha enterado de la Buena Noticia, del Evangelio, no va a perseguir a otros cristianos simplemente porque interpretan la fe como si fuera un catecismo.  Hay falsos profetas, cierto, como los que predican como si fuese que el cristianismo depende y se expresa en la abundancia de diezmos, o los que no pueden entender un cristianismo sin íconos, incienso, velas y devociones papales. El cristiano verdadero respeta la pluralidad de modos con que surgen las expresiones de la fe. La verdadera herejía está en afirmar la propia verda…

La fe y las obras

Con motivo de la lectura de Mateo 15, 21-28Jesús se rehúsa a responder a alguien que no tiene derecho a pedir. ¿Hay alguien que no tenga derecho a pedir gracia? De todos modos la mujer acepta que no tiene derecho a estar en la mesa. La mujer pide al menos de las migajas que caen al piso.La mujer demuestra humildad y fe. Reconoce que no tiene derecho: humildad.Sigue pidiendo, de las migajas: fe.Pide: cree en el que puede socorrerla, en Jesús, en Dios.Recibe por gracia a lo que no tiene derecho en justicia.En la alegría del favor concedido uno puede olvidar que es un favor. Uno puede pensar que fue resultado del esfuerzo propio: me gané al Maestro.
—————-
La situación de la mujer se parece a nuestra situación frente a Dios.  No merecemos el cielo. Todos tenemos esqueletos guardados en el armario. A veces la vida nos obliga a conducirnos contra nuestra conciencia. Otras veces, actuamos sin darnos cuenta de nuestra propia maldad. Es algo inevitable. La mujer fenicia tuvo fe. Recibió por gracia lo …

Jonathan Daniels

En el santoral católico contemporáneo aparecen de vez en cuando grupos de mártires de la Guerra Civil española. Pero dentro del catolicismo hay otros mártires olvidados, de otras afiliaciones aparte de la romana. Jon Daniels fue episcopal y merece recordar su testimonio. Su muerte se dio en el contexto de la prolongación de otra Guerra Civil, la de los Estados Unidos. Sin entrar en los detalles, baste notar que estudió en el Instituto Militar de Virginia, el equivalente de West Point, a finales de la década de 1950. De seguro esto le ayudó a ser riguroso y metódico. También inició estudios en Harvard y tuvo una experiencia de conversión que le llevó a sentirse llamado a las órdenes sagradas en la iglesia episcopal. Jon puso por escrito muchos de sus ideas y experiencias de oración. Así conocemos de su vida espiritual. Sabemos que, escuchando a Martin Luther King Jr., sintió el llamado a colaborar en la lucha por los derechos civiles de los negros. Por entonces ya era seminarista. La dec…

El Titanic

Vivir es como estar en un barco que se hunde, ya que a fin de cuentas todos vamos al abismo, a la muerte. En el Titanic hubo un grupo de músicos que continuaron tocando hasta el final. Es como decir: mientras estemos vivos, la música vale la pena. Es algo admirable. ¿Cómo vamos a tildarlos de frívolos? El que los denuncie (¿No se dan cuenta que el barco se hunde, que nos vamos a morir?) como predicador de ojos desorbitados es en realidad un amargado y un envidioso. Porque es cierto que nos vamos a morir, pero entre tanto estamos vivos con esta belleza de música.  El profeta que anuncia, “El final está cerca”, nos dice que hay que pedir perdón por nuestros pecados y azotarnos y vestirnos de saco, cosas así. El que así piense, es su derecho. Pero no todos pensamos así y no hay que imponernos su austeridad puritana de religioso desquiciado.  Retirarse de los escenarios del barco es como seguir al profeta que anuncia el final, sólo que con un proceder de más de sentido común. Eso tiene senti…

SANTA MARIA LA MAYOR

(La intercesión de María ante el Padre)

El 5 de agosto ha sido la celebración tradicional de esta basílica. Hoy es una memoria optativa. Recuerda la decisión del obispo de Roma, primado en el Imperio de Occidente, cuando ordenó hacer construir un santuario basílica sobre el monte Esquilino para conmemorar el decreto del Concilio de Éfeso: María es Madre de Dios. La tradición le dio el nombre de Santa María la Mayor.  En la oración oficial para este día se reza: “Perdona, Señor, los pecados de tus hijos y, ya que nuestras obras no pueden complacerte, concédenos la salvación por medio de la Madre de tu Hijo. Que vive reina contigo.” No es que esta oración esté mal. Es que se presta para una mala interpretación teológica. Es lo que ha llevado a más de uno a dirigirse a los altares laterales para rezarle a la Virgen, olvidándose de su Hijo.  Haría esta corrección: “Perdona, Señor, los pecados de tus hijos y, ya que nuestras obras no pueden complacerte, concédenos la salvación por medio de tu…