Ir al contenido principal

El precio del trabajo



Lo más natural del mundo es asumir que el producto del trabajo tiene un valor intrínseco. Es en ese contexto que muchos entienden la idea de “la justa remuneración por el trabajo”.

Pero eso es como cuando en la época medieval pensaban que una planta tenía poderes mágicos de fortalecer el corazón porque sus hojas tenían la forma de un corazón. O como cuando se creían que con desangrar un poco a la gente, le curaban la fiebre. Al desangrarlas las personas se ponían pálidas y frías y entonces los médicos se decían, “Este remedio es lo indicado”.

Y hoy día algo parecido se da cuando los gobiernos establecen una política de control de precios y piensan que con eso se va a lograr justicia para los pobres, como en Venezuela.
Igual que el remedio de la sangría medieval, el control de precios o la imposición de unos salarios fijos en realidad lo que logran es empeorar la economía de un país. Como no es posible controlar todos los precios, los gobiernos tienden a fijar su atención en los artículos de primera necesidad, como el pan y la leche. Además, el intervenir con estos productos se ve bien en términos de imagen pública, sobre todo entre los pobres, que configuran el grueso de la población.

Pero, precisamente, como no se pueden controlar todos los precios, las víctimas de esa política de precios son los ganaderos, por ejemplo, o los panaderos y sus suplidores. Cuando sube el precio de la harina o del alimento del ganado, o cuando los veterinarios se ven obligados a subir sus honorarios frente al alto costo de la vida; cuando sube el costo de la electricidad o de la gasolina y de la transportación y así sucesivamente... los ganaderos y los panaderos se quedan pinchados. 

Pero entonces esto tiene un efecto dominó, porque si los productores de harina quieren venderle a los panaderos, tendrán que por fuerza bajar el precio y eso les hunde a ellos también en la miseria. Lo mismo con los demás suplidores. El veterinario, por ejemplo, que utiliza productos farmacéuticos del extranjero, tendrá que dar su servicio casi gratis, si quiere poder compensar lo que le cuestan esos productos farmacéuticos. Y así sucesivamente.

Además de todo eso, los panaderos y los ganaderos se hundirán más en las dificultades económicas si se les impone pagar un salario alto a sus trabajadores.
A la larga, todos terminan en la pobreza.

Pero es que el valor del mercado no es el mismo que el valor intrínseco de las cosas, o del esfuerzo y trabajo de una persona. El valor del mercado se rige por unas leyes propias, como la naturaleza se rige por unas leyes propias. Apenas estamos descubriendo esta dimensión de la realidad y por eso nuestros economistas se equivocan a menudo. Pero por lo menos sabemos que controlar los precios o imponer salarios fijos empeora la situación. 

Mejor que muchos tengan la oportunidad de vivir más o menos bien, al estilo de la clase media, mientras toleramos a los millonarios, antes que hacer que todos vivamos en la pobreza.

Mejor es la medicina del médico del siglo 19 que la del brujo supersticioso del siglo 21. Lo mismo podemos decir de la economía.

...........


Comentarios

Entradas más populares de este blog

El ayuno de Jesús en el desierto

El Espíritu llevó a Jesús al desierto, "para ser tentado" (Mateo 4:1). Allí Jesús ayunó durante cuarenta días. En conmemoración de esos cuarenta días nosotros observamos la cuaresma. Jesús no necesitaba ayunar. Tampoco necesitaba ser bautizado en el Jordán. Se nos dice que esto fue así para nuestra edificación, para enseñarnos el camino. En los relatos del bautismo de Jesús en el Jordán (Marcos 1:9; Mateo 3:13; Lucas 3:21) siempre se deja sentir la presencia del Espíritu. Inmediatamente después del bautismo, Jesús es conducido al desierto por ese Espíritu. Si ayunó, fue por la inspiración del Espíritu. Si no tenía pecado, su ayuno no tenía un carácter penitencial o punitivo, como para pagar por sus pecados. Tampoco nuestro ayuno tiene que tener carácter penitencial, como si con nuestros actos pudiésemos agradar a Dios para conseguir el perdón de nuestros pecados. Cuando Jesús perdona en los evangelios, tampoco exige penitencia o castigo. Para que Dios exigiera castigo te

Pablo, Marcos y Bernabé

Rafael Sanzio, San Pablo predicando en Atenas El 11 de junio se celebra la fiesta de San Bernabé. Se dice que Pablo pudo evangelizar a los gentiles "a través de la puerta que abrió Bernabé". Luego de su conversión, Pablo vino a Jerusalén, pero no fue bien recibido por los hermanos, que no se fiaban de él por haber sido perseguidor de cristianos. (Hechos 9:26–28) Bernabé fue el que buscó a Pablo y entró en conversación con él, desarrolló amistad con él, y lo trajo a la comunidad de los demás hermanos, consiguiendo que confiaran en él. Pablo, Bernabé y Juan Marcos se fueron juntos en un viaje de evangelización. Pero a mitad de camino Marcos se separó de ellos y se volvió. (Hechos 13:13) Los Hechos de los Apóstoles no dan la razón que hizo que Marcos retornara. Es posible que fuese algo completamente normal y explicable. Pero también pudo ser el resultado de un buen altercado con Pablo, que de seguro era bastante fogoso. En una ocasión más tarde Pablo y Bernabé

Iglesia anglicana de Estados Unidos ha elegido un nuevo obispo, lesbiana

La Iglesia anglicana de Estados Unidos ha elegido un nuevo obispo gay, en este caso, una reverenda lesbiana, la Rev. Mary Douglas Glasspool. Glasspool, de 55 años, canóniga de la Diócesis con sede en Baltimore de Maryland durante los pasados ocho años, fue elegida el 5 de diciembre por feligreses y miembros del clero para ser obispo sufragante en la diócesis de Los Angeles, California. De confirmarse su nominación sería ordenada al episcopado en mayo del 2010. El arzobispo de Canterbury, Muy Rev. Rowan Williams señaló que esta segunda nominación de un homosexual al episcopado tendrá serias consecuencias para el anglicanismo en todo el mundo. A mi manera de ver, que reconozco que no tiene que ser la verdad o que no todo el mundo tiene que estar de acuerdo conmigo, los hay que nacen desde la cuna con una orientación homosexual. Esto hace décadas, casi cinco décadas, que se ha confirmado mediante investigaciones de la biología humana y en específico, del cerebro humano. En ese co