Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2024

Domingo 15 del Tiempo Ordinario, Ciclo B

  En el evangelio de hoy Jesús envía a los apóstoles de dos en dos a anunciar la llegada del Reino. En la primera lectura encontramos al profeta Amós, que era un ganadero ("un vaquero", le llama la Biblia de Jerusalén) y agricultor, que Dios llama para que profetice y llame al arrepentimiento o cambio de vida a los israelitas.  En la segunda lectura encontramos lo que de seguro fue un himno de los primeros cristianos que expresa la alegría de que el tiempo se ha cumplido, el de la llegada de Jesús y el Reino de los cielos.  En el evangelio de hoy Jesús envía a los apóstoles a anunciar la llegada del Reino. Los envía de dos en dos, "Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto". Este fue el modelo que luego siguieron los primeros franciscanos y dominicos, las órdenes mendicantes que salieron a predicar por las calles de las ciudades medievales

Domingo 14 del Tiempo Ordinario, Ciclo B

  En el evangelio de hoy vemos el tema del rechazo a Jesús Si en los evangelios de los últimos domingos vimos el poder de Jesús al calmar las olas del mar y la fe de los que se beneficiaron de sus curaciones, este domingo nos damos con los que no vieron en él al ser especial que era. No vieron al Mesías que anuncia la salvación.  En la primera lectura el profeta Ezequiel recibe la encomienda de Dios para ir a los israelitas a predicarles para que no se dejen corromper por los babilonios y los demás pueblos extranjeros, sino que se vuelvan a Dios y le sean fieles. Y ya en ese momento Yahvé anticipa que va a ser una misión sumamente difícil, pero que al menos reconocerán que hubo un profeta que los amonestó. Si no le hacen caso a Dios, al menos sabrán que hubo alguien que les avisó de parte de Dios.  En la segunda lectura san Pablo habla de un emisario de Satanás que lo aguijonea para que no se engría, para que no se crea tan santo. Ese emisario le recuerda que es un pecador con debilida