Ir al contenido principal

Fiesta de Cristo Rey





Me contó un amigo español que en los años de 1960 había un grupo derechista católico, Juventudes de Cristo Rey, que cuando creían conveniente le caían a palos a cualquiera. Eran parientes de los cristeros mexicanos, hoy también de moda entre los derechistas católicos. Me contó que en una ocasión en que le caían a palos a un pobre chico, le llamaron la atención al guardia que estaba allí, a la vista. “Al grito de Viva Cristo Rey de esos, no puedo intervenir,” dijo en otras palabras.
“El error no tiene derechos,” decía un cardenal español al votar en contra de la Declaración de Libertad Religiosa, del Concilio Vaticano II. Hay católicos que creen eso. Si ellos tienen la verdad de su lado pueden albergar todo el odio que sea contra los equivocados. Jesús dijo, “Yo soy el Camino, la Verdad, y la Vida”. Pero no creo que se refería a la verdad que defienden esos católicos conservadores.
Quizás la confusión deriva de cómo se ve eso del “Reino” y de “Instaurar todo en Cristo”. 
Combatir el mal con el mal no tiene sentido cristiano. 
“La violencia nada engendra, sólo el amor es fecundo,” palabras con luz de José Miguel Agrelot, nuestro comediante puertorriqueño. 
Pero mejor ir a los evangelios.
Mateo 13, 24 - El Reino de los Cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo.
Mateo 13,31 - Otra parábola les propuso: El Reino de los Cielos es semejante a un grano de mostaza que tomó un hombre y lo sembró en su campo.
Mateo 13,33 - Les dijo otra parábola: El Reino de los Cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo.
Ciertamente no habla del crecimiento del Reino por la violencia, el engaño, el doble sentido al contestar preguntas, los subterfugios, o los trucos sucios. Tampoco es asunto de entrar en polémicas. Anunciar el Reino no es polemizar.
Anunciar el Reino es eso: anunciar, como el sembrador que sale a sembrar. Luego la semilla germina y puede crecer como el grano de mostaza, o como el fermento en la masa.
Mateo 18,3 - [Jesús les] dijo: “Yo os aseguro: si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los Cielos.”
Mateo 23, 13 - ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que cerráis a los hombres el Reino de los Cielos! Vosotros ciertamente no entráis; y a los que están entrando no les dejáis entrar.
Los fariseos son los que creen que la religión es cosa de apariencias, o de cumplir con unas leyes. 
A buen entendedor, pocas palabras bastan.

No sé si todavía la radio del Vaticano usa como tema la tonada de “Christus Vincit, Christus Regnat, Christus Imperat. Bien entendido, esa es la cosa. ¿Quién reina en nuestro corazón? Uno que ha conocido a Jesús y ha recibido el don de la fe, sabe que no es asunto de combatir el mal con el mal. Eso es venderle el alma al diablo.


——————

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El ayuno de Jesús en el desierto

El Espíritu llevó a Jesús al desierto, "para ser tentado" (Mateo 4:1). Allí Jesús ayunó durante cuarenta días. En conmemoración de esos cuarenta días nosotros observamos la cuaresma.

Jesús no necesitaba ayunar. Tampoco necesitaba ser bautizado en el Jordán. Se nos dice que esto fue así para nuestra edificación, para enseñarnos el camino.

En los relatos del bautismo de Jesús en el Jordán (Marcos 1:9; Mateo 3:13; Lucas 3:21) siempre se deja sentir la presencia del Espíritu. Inmediatamente después del bautismo, Jesús es conducido al desierto por ese Espíritu.

Si ayunó, fue por la inspiración del Espíritu. Si no tenía pecado, su ayuno no tenía un carácter penitencial o punitivo, como para pagar por sus pecados. Tampoco nuestro ayuno tiene que tener carácter penitencial, como si con nuestros actos pudiésemos agradar a Dios para conseguir el perdón de nuestros pecados.

Cuando Jesús perdona en los evangelios, tampoco exige penitencia o castigo. Para que Dios exigiera castigo tendría qu…

Pablo, Marcos y Bernabé

El 11 de junio se celebra la fiesta de San Bernabé.

Se dice que Pablo pudo evangelizar a los gentiles "a través de la puerta que abrió Bernabé".

Luego de su conversión, Pablo vino a Jerusalén, pero no fue bien recibido por los hermanos, que no se fiaban de él por haber sido perseguidor de cristianos. (Hechos 9:26–28)

Bernabé fue el que buscó a Pablo y entró en conversación con él, desarrolló amistad con él, y lo trajo a la comunidad de los demás hermanos, consiguiendo que confiaran en él.

Pablo, Bernabé y Juan Marcos se fueron juntos en un viaje de evangelización. Pero a mitad de camino Marcos se separó de ellos y se volvió. (Hechos 13:13)

Los Hechos de los Apóstoles no dan la razón que hizo que Marcos retornara. Es posible que fuese algo completamente normal y explicable. Pero también pudo ser el resultado de un buen altercado con Pablo, que de seguro era bastante fogoso.

En una ocasión más tarde Pablo y Bernabé planearon otro viaje misionero parecido y cuando Bernabé habló de ll…

Santa Rosa de Lima

…sin la cruz no se encuentra el camino de subir al cielo… ¡Ojalá todos los mortales conocieran el gran valor de la divina gracia….Sin duda alguna, se entregarían, con suma diligencia, a la búsqueda de las penas y aflicciones.
Hoy 23 de agosto recordamos a Santa Rosa de Lima, patrona de América. Hoy Santa Rosa de Lima hubiera reconocido la diferencia entre masoquismo y martirio. Masoquismo es gustar del sufrimiento como un fin en sí mismo. El masoquista se pone como objetivo sufrir.  Nadie en su sano juicio piensa así. No tiene sentido buscar el sufrimiento, aunque algunos se exciten con la imagen de “cuero y cadenas”.  Lo natural es el rechazo del sufrir. “Aparta de mí este cáliz,” dijo Jesús en el Huerto de los olivos, y luego, “Hágase tu voluntad y no la mía”. Jesús no amaba la cruz por un movimiento espontáneo de su espíritu. La aceptaba porque esa era la voluntad del Padre.  Para Jesús el sufrir no era un fin en sí mismo. Eso no hubiera sido natural. Entonces el sufrir era un medio. Y como t…