Ir al contenido principal

Miércoles de cenizas


La cuaresma se originó con el periodo de preparación de los catecúmenos que serían bautizados en las ceremonias de la vigilia pascual.

No hay evidencia de la duración exacta de este tiempo de preparación, aunque sí suponemos que la Pascua fue celebrada desde los primerísimos tiempos del cristianismo. Pareciera que sí se celebraba la Pascua, pero no se requería necesariamente el catecumenado. En el libro de los Hechos de los Apóstoles y en los mismos evangelios no se requiere ese tiempo de preparación. Así en Hechos: "Cree en el Señor Jesús y serás salvo" (Hechos 13:39; 16:30-32) y en el evangelio de San Juan: "Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida" (Juan 5:24).
Probablemente bajo influencia de los discípulos de Juan Bautista, se incluyó la ceremonia del bautismo como rito de iniciación para los nuevos conversos. De ahí que sería cuestión de tiempo, unas décadas, quizás una centuria, para que apareciera el proceso del catecumenado, que pronto se ubicó en el contexto de la sociedad bizantina como una "clase" dentro de la jerarquía de clases y categorías en la Iglesia. Cuanto el cristianismo triunfa con Constantino en el 314 AD, la nueva arquitectura de los templos cristianos ubicará a los catecúmenos en el vestíbulo del templo y en más de un caso el baptisterio ocupará una edificación independiente del templo principal.
Así, el bautismo se identificará como un rito de iniciación, análogo al proceso de iniciación a los misterios gnósticos con los que el cristianismo competía. De igual modo que aquel cristianismo de siglo 2, 3 y 4 fue espejando los estamentos jerárquicos de la sociedad en que se movía, así también fue reflejando (de seguro sin querer) los movimientos religiosos y místicos a los que se oponía y a los que eventualmente venció.
Con el triunfo definitivo del cristianismo también surgió una interrogante: ¿Debían reinstalarse en sus puestos a los obispos traidores que bajo la presión de las persecuciones habían renegado de su fe y hasta habían entregado los libros sagrados para ser quemados? Algunos sentían indignación y entendían que los cristianos traidores no merecían perdón de Dios (como San Ciprián en Cártago) mientras otros, como San Agustín, reconocerían la debilidad de los humanos y abogarían por la reconciliación y la conversión de vida junto a la penitencia.
De ese modo el tiempo preparatorio para la Pascua comenzó a adquirir el cariz de un tiempo de reconciliación y penitencia. Pronto se invocaron los cuarenta días de ayuno de Jesús en el desierto y de esa manera se acordaron cuarenta días de ayuno, primero para los penitentes (que se vestían de saco y se echaban cenizas sobre la cabeza, a la usanza del Viejo Testamento) y eventualmente, para todos -- excepto los domingos. El domingo siempre era el día de la "pequeña Pascua", de la conmemoración del hecho central de la fe cristiana, la resurrección de Jesús. Entonces para compensar por los cuatro domingos de cuaresma en que no se ayunaba, se acordó comenzar el miércoles anterior al primer domingo, de modo que se cumplieran cuatro días de ayuno complementario entre ese miércoles y el domingo.
Hoy día prácticamente hemos descartado el ayuno. Si el ayuno es necesario o no, será tema de otro blog más adelante.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El ayuno de Jesús en el desierto

El Espíritu llevó a Jesús al desierto, "para ser tentado" (Mateo 4:1). Allí Jesús ayunó durante cuarenta días. En conmemoración de esos cuarenta días nosotros observamos la cuaresma.

Jesús no necesitaba ayunar. Tampoco necesitaba ser bautizado en el Jordán. Se nos dice que esto fue así para nuestra edificación, para enseñarnos el camino.

En los relatos del bautismo de Jesús en el Jordán (Marcos 1:9; Mateo 3:13; Lucas 3:21) siempre se deja sentir la presencia del Espíritu. Inmediatamente después del bautismo, Jesús es conducido al desierto por ese Espíritu.

Si ayunó, fue por la inspiración del Espíritu. Si no tenía pecado, su ayuno no tenía un carácter penitencial o punitivo, como para pagar por sus pecados. Tampoco nuestro ayuno tiene que tener carácter penitencial, como si con nuestros actos pudiésemos agradar a Dios para conseguir el perdón de nuestros pecados.

Cuando Jesús perdona en los evangelios, tampoco exige penitencia o castigo. Para que Dios exigiera castigo tendría qu…

Pablo, Marcos y Bernabé

El 11 de junio se celebra la fiesta de San Bernabé.

Se dice que Pablo pudo evangelizar a los gentiles "a través de la puerta que abrió Bernabé".

Luego de su conversión, Pablo vino a Jerusalén, pero no fue bien recibido por los hermanos, que no se fiaban de él por haber sido perseguidor de cristianos. (Hechos 9:26–28)

Bernabé fue el que buscó a Pablo y entró en conversación con él, desarrolló amistad con él, y lo trajo a la comunidad de los demás hermanos, consiguiendo que confiaran en él.

Pablo, Bernabé y Juan Marcos se fueron juntos en un viaje de evangelización. Pero a mitad de camino Marcos se separó de ellos y se volvió. (Hechos 13:13)

Los Hechos de los Apóstoles no dan la razón que hizo que Marcos retornara. Es posible que fuese algo completamente normal y explicable. Pero también pudo ser el resultado de un buen altercado con Pablo, que de seguro era bastante fogoso.

En una ocasión más tarde Pablo y Bernabé planearon otro viaje misionero parecido y cuando Bernabé habl…

Santa Rosa de Lima

…sin la cruz no se encuentra el camino de subir al cielo… ¡Ojalá todos los mortales conocieran el gran valor de la divina gracia….Sin duda alguna, se entregarían, con suma diligencia, a la búsqueda de las penas y aflicciones.
Hoy 23 de agosto recordamos a Santa Rosa de Lima, patrona de América. Hoy Santa Rosa de Lima hubiera reconocido la diferencia entre masoquismo y martirio. Masoquismo es gustar del sufrimiento como un fin en sí mismo. El masoquista se pone como objetivo sufrir.  Nadie en su sano juicio piensa así. No tiene sentido buscar el sufrimiento, aunque algunos se exciten con la imagen de “cuero y cadenas”.  Lo natural es el rechazo del sufrir. “Aparta de mí este cáliz,” dijo Jesús en el Huerto de los olivos, y luego, “Hágase tu voluntad y no la mía”. Jesús no amaba la cruz por un movimiento espontáneo de su espíritu. La aceptaba porque esa era la voluntad del Padre.  Para Jesús el sufrir no era un fin en sí mismo. Eso no hubiera sido natural. Entonces el sufrir era un medio. Y como t…