Ir al contenido principal

Domingo 8, Tiempo Ordinario, Ciclo C




La primera lectura para este domingo está tomada del libro de Sirá 27,4-7. “Se agita la criba y queda el desecho, así el desperdicio del hombre cuando es examinado,” nos dice. Una criba es un cedazo, un filtro. Al filtrar o pasar los granos por el cedazo, queda el deshecho, el desperdicio, separado del grano bueno. Cuando a una persona se le examina, pasa por el cedazo de ese examen y salen a descubierto sus fallas. 
De la misma manera, también nos dice que escuchar a una persona que razona resulta ser como si esa persona fuera una pieza de cerámica dentro del horno caliente. Si está bien hecha, sin vicios ocultos, saldrá una vasija bien hecha. Cuando escuchamos a alguien que razona, quedan al descubierto sus pensamientos ocultos. 
Lo que está oculto en cada uno se ve y se reconoce en las palabras y las ideas de cada uno. De la misma manera el árbol se conoce por sus frutos. Por eso, nos dice, “No alabes a nadie antes de que razone, porque ésa es la prueba del hombre”.
De esta manera se anuncia la sentencia final de la tercera lectura, del evangelio de hoy: “lo que rebosa del corazón, lo habla la boca”.


El salmo responsorial corresponde al salmo 91,2-3.13-14.15-16. De nuestro corazón emerge un cántico en respuesta a las bondades de Dios: “Es bueno dar gracias al Señor y tocar para tu nombre, oh Altísimo”. La vida del justo consiste en esto, ser como un árbol plantado en los atrios de la casa del Señor. Como el árbol, dará frutos de bondad todos los días de su vida. “En la vejez seguirá dando fruto y estará lozano y frondoso,” de esa manera proclamará las bondades de Dios, su misericordia y su fidelidad. Vivirá “para proclamar que el Señor es justo, que en mi Roca no existe la maldad”.



La segunda lectura del día corresponde a la primera carta de San Pablo a los Corintios, capítulo 15,54-58. En estas líneas San Pablo anticipa la vida futura, cuando resucitemos a la vida eterna, “Cuando esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad”.
El aguijón de la muerte –la picada mortal– es el pecado, nos dice, “y la fuerza del pecado es la Ley”. Como en la primera lectura, como en el salmo responsorial, ¡Demos gracias a Dios, que nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo! Que nuestro corazón rebose de alegría, porque Cristo nos ha rescatado de las obligaciones de la Ley.
¿Quiérese decir que no hay que no hay obligación de trabajar por nuestra salvación? Cierto, “Cree en el Señor Jesús y serás salvo,” dirá Pablo en otro lugar (Romanos 10,9). No es que uno necesite mantenerse haciendo obras buenas para poder ganarse la salvación. Las obras buenas no anteceden a la justificación por la fe, pero sí vienen a consecuencia de esa conversión por la fe. Son una expresión, una manifestación, del encuentro personal con Cristo, con Dios. 
Cuando se enciende la vela, aparece el fuego, que emite luz y calor. De la misma manera que el fuego emite luz y calor, así también la persona produce obras buenas porque su corazón ha pasado por el encuentro con Cristo. De esta manera empatamos con el tema de este domingo, de la abundancia del interior rebosan nuestras obras. De la alegría de vernos salvos rebosan nuestras actuaciones. 
“Así, pues, hermanos míos queridos, manteneos firmes y constantes. Trabajad siempre por el Señor, sin reservas, convencidos de que el Señor no dejará sin recompensa vuestra fatiga,” termina la segunda lectura de hoy.


En el evangelio de hoy continúa la lectura del evangelio de San Lucas 6,39-45. El evangelista nos transmite la predicación de Jesús según circulaba entre los primeros cristianos como anécdotas y dichos o cosas que dijo, según eran recordados de su vida. “¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo?”, fue uno de estos dichos. En el contexto del tema de hoy dice que el que dirige debe estar debidamente iluminado por la verdad y por el Espíritu. De lo contrario es un ciego que guía a otros ciegos. “Un discípulo no es más que su maestro,” prosigue en otro de los dichos. Empata con el anterior, obviamente, en el sentido de que el discípulo no podrá tener mucha luz si el maestro no tuvo luz para dar, para empezar. 

En el siguiente dicho pasa a otro tema, el de los que critican como si ellos estuviesen exentos de las mismas debilidades humanas de los demás. “¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo?”
A continuación el evangelista engarza otro dicho que sí cuadra con el tema de hoy: “No hay árbol sano que dé fruto dañado, ni árbol dañado que dé fruto sano”. De ahí, la conclusión: “El que es bueno, de la bondad que atesora en su corazón saca el bien, y el que es malo, de la maldad saca el mal; porque lo que rebosa del corazón, lo habla la boca”.

Comentario breve
El padre Gerhard Lohfink en su libro sobre Jesús ( Jesús de Nazaret: Qué quiso, quién fue, Editorial Herder) subraya que Jesús no habla del Reino al modo del Bautista. No denuncia el presente imperfecto y anuncia algo que está por venir. Esa no es la manera como Jesús le habla a sus discípulos cuando critica y afirma. 
El Reino de Dios comienza ya al comenzar a vivir como un seguidor de Jesús. Casi se puede decir que la idea de un peregrinaje hacia la patria celestial del "Pueblo de Dios" es una idea incorrecta. No es que vamos hacia el Reino; es que el Reino ya está aquí, ya es (algo) presente al momento de nuestra conversión, al momento de seguir a Jesús y compartir como él y ver el mundo y a los demás como él.
En el momento que uno se sienta a la mesa a compartir al modo cristiano, ya el Reino ha llegado, está aquí. 


 …………

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El ayuno de Jesús en el desierto

El Espíritu llevó a Jesús al desierto, "para ser tentado" (Mateo 4:1). Allí Jesús ayunó durante cuarenta días. En conmemoración de esos cuarenta días nosotros observamos la cuaresma.

Jesús no necesitaba ayunar. Tampoco necesitaba ser bautizado en el Jordán. Se nos dice que esto fue así para nuestra edificación, para enseñarnos el camino.

En los relatos del bautismo de Jesús en el Jordán (Marcos 1:9; Mateo 3:13; Lucas 3:21) siempre se deja sentir la presencia del Espíritu. Inmediatamente después del bautismo, Jesús es conducido al desierto por ese Espíritu.

Si ayunó, fue por la inspiración del Espíritu. Si no tenía pecado, su ayuno no tenía un carácter penitencial o punitivo, como para pagar por sus pecados. Tampoco nuestro ayuno tiene que tener carácter penitencial, como si con nuestros actos pudiésemos agradar a Dios para conseguir el perdón de nuestros pecados.

Cuando Jesús perdona en los evangelios, tampoco exige penitencia o castigo. Para que Dios exigiera castigo tendría qu…

Pablo, Marcos y Bernabé

El 11 de junio se celebra la fiesta de San Bernabé.

Se dice que Pablo pudo evangelizar a los gentiles "a través de la puerta que abrió Bernabé".

Luego de su conversión, Pablo vino a Jerusalén, pero no fue bien recibido por los hermanos, que no se fiaban de él por haber sido perseguidor de cristianos. (Hechos 9:26–28)

Bernabé fue el que buscó a Pablo y entró en conversación con él, desarrolló amistad con él, y lo trajo a la comunidad de los demás hermanos, consiguiendo que confiaran en él.

Pablo, Bernabé y Juan Marcos se fueron juntos en un viaje de evangelización. Pero a mitad de camino Marcos se separó de ellos y se volvió. (Hechos 13:13)

Los Hechos de los Apóstoles no dan la razón que hizo que Marcos retornara. Es posible que fuese algo completamente normal y explicable. Pero también pudo ser el resultado de un buen altercado con Pablo, que de seguro era bastante fogoso.

En una ocasión más tarde Pablo y Bernabé planearon otro viaje misionero parecido y cuando Bernabé habl…

Santa Rosa de Lima

…sin la cruz no se encuentra el camino de subir al cielo… ¡Ojalá todos los mortales conocieran el gran valor de la divina gracia….Sin duda alguna, se entregarían, con suma diligencia, a la búsqueda de las penas y aflicciones.
Hoy 23 de agosto recordamos a Santa Rosa de Lima, patrona de América. Hoy Santa Rosa de Lima hubiera reconocido la diferencia entre masoquismo y martirio. Masoquismo es gustar del sufrimiento como un fin en sí mismo. El masoquista se pone como objetivo sufrir.  Nadie en su sano juicio piensa así. No tiene sentido buscar el sufrimiento, aunque algunos se exciten con la imagen de “cuero y cadenas”.  Lo natural es el rechazo del sufrir. “Aparta de mí este cáliz,” dijo Jesús en el Huerto de los olivos, y luego, “Hágase tu voluntad y no la mía”. Jesús no amaba la cruz por un movimiento espontáneo de su espíritu. La aceptaba porque esa era la voluntad del Padre.  Para Jesús el sufrir no era un fin en sí mismo. Eso no hubiera sido natural. Entonces el sufrir era un medio. Y como t…