Ir al contenido principal

La eutanasia pasiva

 




La Congregación para la Doctrina de la Fe ha emitido un comunicado reciente en que renueva la condena del suicidio asistido practicado con personas en las etapas terminales de vida (ver https://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_20200714_samaritanus-bonus_sp.html en la página del Vaticano).

El lector puede leer el documento por su cuenta. 

A mí me preocupa encontrarme en etapa de muerte en un hospital católico, porque los médicos tendrán que decidir a base del miedo a los abogados y a las monjas supervisoras. Pero pensemos esto con calma, como cristianos, ahora. Qué no decir de los legisladores que al momento de pasar leyes sobre el asunto lo harán llevados por el deseo de complacer a los votantes.

Uno puede razonar sobre esto mirando esto «desde arriba». Uno puede pensarlo tomando en cuenta eso, en el qué dirán los votantes y los amigos, o en lo que dicen los clérigos, o en lo que pueda entenderse desde abstracciones y teorías. 

 Qué tal verlo «desde abajo», sobre el terreno, sobre la práctica. Pasa lo que en el evangelio de este domingo 26 del tiempo ordinario, ciclo A. Uno puede mirar la conducta de las personas en términos de lo que se supone y también, en términos de lo que se supone (entendido de dos maneras distintas). Pido al lector leer lo que sigue con serenidad. No es asunto de que yo tengo la verdad agarrada por el rabo. Es asunto de reflexionar sobre el asunto, conversando.

A continuación, pongo aquí unos pensamientos de un tiempo atrás. 

Hay situaciones en que no es fácil conservar la dignidad. Vivir y morir con dignidad equivale a vivir y morir con un respeto hacia sí mismo. Sabemos de muchos casos de personas que no pudieron conservar su dignidad al momento de morir.

Eso le sucedió a los judíos en los campos de concentración a manos de los nazis. No es fácil mantenerse con dignidad cuando uno está en pijamas y desesperado por el hambre y la sed. 

Es difícil conservar la dignidad cuando uno está doblegado por la necesidad, por la enfermedad, el dolor extremo y la falta de alimento y oxígeno. Si uno muere en esas circunstancias, como murieron los judíos a manos de los nazis, uno muere en medio de la desesperación y el dolor. 

Hemos de pensar cómo el cristiano va a pensar y proceder en un momento así. Veamos esto desde «adentro», «desde abajo». Si uno puede anticipar el proceso de la propia muerte, uno también puede buscar la manera de morir con dignidad. Si la muerte lo sorprende a uno, qué remedio. 

Hoy los médicos nos pueden predecir el curso de una enfermedad terminal con una certeza aproximada. En ocasiones las enfermedades llegan a una etapa en que ya no hay esperanza de recuperación. Toda intervención médica será un paliativo y no una cura.

Más aun; luchar contra una enfermedad que no tiene remedio es ir contra la voluntad de Dios. Cuando llega la etapa del morir, no tiene sentido luchar contra ella. 

Al contrario, la etapa de la muerte no nos cierra el futuro, sino que lo abre. Como cristianos, para nosotros la muerte no es el fin, sino la transición al encuentro definitivo con Dios en la gloria. No tiene sentido, entonces, buscar detener esa transición hacia el encuentro feliz en la patria celestial. Es como ponerle resistencia a Dios mismo. Es no aceptar su voluntad como no la aceptó el diablo.

Ante un futuro en que no se puede anticipar otra cosa que el deterioro continuo del cuerpo y de las capacidades mentales de la persona hasta finalmente morir no puede esperar uno que su muerte será con dignidad. 

No es digno morir enajenado, sin poder tomar decisiones por cuenta propia, sin poder controlar sus funciones biológicas, sin poder controlar el desorden en la química de su cuerpo, manteniéndose en vida con unas máquinas… Es morir bajo la terrible dictadura de los médicos y de las leyes civiles que obligan a sólo seguir un curso de acción, algo así como los nazis obligaron a los judíos a seguir un curso de acción hasta su muerte.

Si sé que mi vida en este mundo no tiene futuro; si sé que en todas las culturas el suicidio ha sido una manera de salvar el honor; si creemos que la etapa final no anuncia el fin, sino el comienzo de una nueva vida con los santos en el cielo; tiene sentido escoger el suicidio asistido.

Tiene sentido, una última cena para compartir con los seres queridos, para pasar luego a una muerte que uno mismo decide cómo se dará, igual que uno puede disponer la manera con que se celebrará el funeral.

Cómo contrasta esa escena con la otra, cuando uno muere lleno de medicamentos, inutilizado físicamente y sin capacidad mental (aunque no se haya dado la muerte cerebral), sometido a medidas que sólo sirven para prolongar la agonía, medidas que ponen a uno a sufrir sin poder evitar el desenlace final. Y los familiares también sufren.

La eutanasia no es para todo el mundo, de la misma manera que el ron y el café no son para todo el mundo. Pero por eso no vamos a prohibir el ron y el café. 


Comentarios

Entradas más populares de este blog

El ayuno de Jesús en el desierto

El Espíritu llevó a Jesús al desierto, "para ser tentado" (Mateo 4:1). Allí Jesús ayunó durante cuarenta días. En conmemoración de esos cuarenta días nosotros observamos la cuaresma.

Jesús no necesitaba ayunar. Tampoco necesitaba ser bautizado en el Jordán. Se nos dice que esto fue así para nuestra edificación, para enseñarnos el camino.

En los relatos del bautismo de Jesús en el Jordán (Marcos 1:9; Mateo 3:13; Lucas 3:21) siempre se deja sentir la presencia del Espíritu. Inmediatamente después del bautismo, Jesús es conducido al desierto por ese Espíritu.

Si ayunó, fue por la inspiración del Espíritu. Si no tenía pecado, su ayuno no tenía un carácter penitencial o punitivo, como para pagar por sus pecados. Tampoco nuestro ayuno tiene que tener carácter penitencial, como si con nuestros actos pudiésemos agradar a Dios para conseguir el perdón de nuestros pecados.

Cuando Jesús perdona en los evangelios, tampoco exige penitencia o castigo. Para que Dios exigiera castigo tendría qu…

Pablo, Marcos y Bernabé

El 11 de junio se celebra la fiesta de San Bernabé.

Se dice que Pablo pudo evangelizar a los gentiles "a través de la puerta que abrió Bernabé".

Luego de su conversión, Pablo vino a Jerusalén, pero no fue bien recibido por los hermanos, que no se fiaban de él por haber sido perseguidor de cristianos. (Hechos 9:26–28)

Bernabé fue el que buscó a Pablo y entró en conversación con él, desarrolló amistad con él, y lo trajo a la comunidad de los demás hermanos, consiguiendo que confiaran en él.

Pablo, Bernabé y Juan Marcos se fueron juntos en un viaje de evangelización. Pero a mitad de camino Marcos se separó de ellos y se volvió. (Hechos 13:13)

Los Hechos de los Apóstoles no dan la razón que hizo que Marcos retornara. Es posible que fuese algo completamente normal y explicable. Pero también pudo ser el resultado de un buen altercado con Pablo, que de seguro era bastante fogoso.

En una ocasión más tarde Pablo y Bernabé planearon otro viaje misionero parecido y cuando Bernabé habl…

EL OCTAVARIO DE LA UNIDAD ENTRE LOS CRISTIANOS

Del 18 al 25 de enero se celebra todos los años la semana de la unidad entre los cristianos. El 18 de enero es la fiesta de San Pedro y el 25 de enero, la fiesta de la conversión de San Pablo. En muchos países a través del mundo hay múltiples actividades ecuménicas. Además de conferencias y paneles, hay actos ecuménicos públicos en que representantes de diversas denominaciones cristianas rezan juntos.  Este año se ha escogido el lema de la justicia, citando a Deuteronomio 16,18. La idea es que cada año se tome un tema que nos una a todos, aparte de las diferencias dogmáticas, ideológicas. La Conferencia Episcopal Española ha puesto unas indicaciones en su página, lo mismo que el Vaticano. La propuesta en torno al tema de la justicia se está enfocando en el caso específico de Indonesia. 
Allí los cristianos son minorías y predominan los musulmanes. Esto sugiere una apertura del movimiento ecuménico a credos no cristianos. No se trata solamente de pedir paz, cuando los cristianos son viole…