Ir al contenido principal

Domingo 24 del Tiempo Ordinario, Ciclo B - año 2021



El tema de este domingo es la confesión de Pedro y el significado de la cruz.

La primera lectura evoca el padecer del Siervo Sufriente de Isaías. Los cristianos hemos visto ahí la imagen de Jesús en su Pasión. En el evangelio Jesús dirá que todos, si vamos a seguir a Jesús, nos tocará aceptar nuestra propia cruz y nuestros propios padecimientos por razón de ser cristianos.

Jesús nos promete la Gloria, pero antes, igual que él, hemos de pasar por el sufrimiento. No es un sufrimiento que queremos, ni buscamos. Él tampoco lo buscó y lo quiso. Lo aceptó al ser obediente al Padre. Lo mismo los cristianos: por ser cristianos podríamos ser perseguidos.

Pero no es lo mismo ser perseguidos por asuntos periferales, por defender unas posiciones que no necesariamente engarzan con el meollo del anuncio del evangelio. No es lo mismo ser perseguido por defender posiciones o ideas de la extrema derecha o la extrema izquierda del cristianismo, que ser perseguido por defender lo principal del evangelio, que es el amor a Dios y al prójimo y el camino de Jesús, que no es el camino de los paganos. 

En la segunda lectura el apóstol Santiago señala que una fe sin obras es una fe muerta. Esto recuerda el debate entre protesantes y católicos sobre la fe y las obras. Si uno se aleja de los fanatismos de los exaltados de ambos bandos, uno se da cuenta de lo que dice Santiago. La fe es como el brillo de una flama; donde está la flama, hay brillo. Donde hay fe, habrán buenas obras. No hay flama sin brillo; no hay fe sin buenas obras. Es lo que dice Santiago.

En el evangelio Jesús le pregunta a sus discípulos qué piensan de él. Entonces Pedro lo reconoce como el Mesías, el enviado de Dios. Jesús se regocija porque la confesión de Pedro es evidencia de que el Espíritu de Dios está con él. Por nuestra cuenta no descubrimos a Dios. Se necesita el bautismo del Espíritu que nos permite ver. Es el tema del bautismo del Espíritu en los evangelios. 

Dios mismo nos llama y nos mueve en nuestro espíritu, de la misma manera que llamó a los profetas y llamó a la Virgen. 


El lector puede ver mis apuntes del 2018 sobre las lecturas de este domingo, oprimiendo aquí.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El ayuno de Jesús en el desierto

El Espíritu llevó a Jesús al desierto, "para ser tentado" (Mateo 4:1). Allí Jesús ayunó durante cuarenta días. En conmemoración de esos cuarenta días nosotros observamos la cuaresma. Jesús no necesitaba ayunar. Tampoco necesitaba ser bautizado en el Jordán. Se nos dice que esto fue así para nuestra edificación, para enseñarnos el camino. En los relatos del bautismo de Jesús en el Jordán (Marcos 1:9; Mateo 3:13; Lucas 3:21) siempre se deja sentir la presencia del Espíritu. Inmediatamente después del bautismo, Jesús es conducido al desierto por ese Espíritu. Si ayunó, fue por la inspiración del Espíritu. Si no tenía pecado, su ayuno no tenía un carácter penitencial o punitivo, como para pagar por sus pecados. Tampoco nuestro ayuno tiene que tener carácter penitencial, como si con nuestros actos pudiésemos agradar a Dios para conseguir el perdón de nuestros pecados. Cuando Jesús perdona en los evangelios, tampoco exige penitencia o castigo. Para que Dios exigiera castigo te

Pablo, Marcos y Bernabé

Rafael Sanzio, San Pablo predicando en Atenas El 11 de junio se celebra la fiesta de San Bernabé. Se dice que Pablo pudo evangelizar a los gentiles "a través de la puerta que abrió Bernabé". Luego de su conversión, Pablo vino a Jerusalén, pero no fue bien recibido por los hermanos, que no se fiaban de él por haber sido perseguidor de cristianos. (Hechos 9:26–28) Bernabé fue el que buscó a Pablo y entró en conversación con él, desarrolló amistad con él, y lo trajo a la comunidad de los demás hermanos, consiguiendo que confiaran en él. Pablo, Bernabé y Juan Marcos se fueron juntos en un viaje de evangelización. Pero a mitad de camino Marcos se separó de ellos y se volvió. (Hechos 13:13) Los Hechos de los Apóstoles no dan la razón que hizo que Marcos retornara. Es posible que fuese algo completamente normal y explicable. Pero también pudo ser el resultado de un buen altercado con Pablo, que de seguro era bastante fogoso. En una ocasión más tarde Pablo y Bernabé

Domingo 10 del Tiempo ordinario, Ciclo B

Isaac Van Osten, El paraíso . Adán y Eva están a la distancia, derecha. La primera lectura para este domingo está tomada del libro del Génesis, capítulo 3, versículos 9 al 15. Narra el momento en que Adán y Eva se esconden entre la maleza cuando Dios llega paseándose por el Edén como un hacendado que voltea la finca. Dios los llama y ellos le dicen que tienen miedo a salir porque están desnudos. De inmediato Dios sabe que comieron del fruto prohibido.  El fruto prohibido no fue una manzana, porque en la región de Iraq (donde tradicionalmente se ubica el Edén) no hay manzanas. Eso recuerda la representación de Jesús como un alemán de ojos claros y cabellos rubios. Pero eso no es importante, porque lo importante es el punto del relato. Dios puso una regla y los seres humanos desobedecieron.  Cuando Dios reclama, cada uno se canta inocente. Adán le echa la culpa a Eva; Eva a la serpiente.  De inmediato surgen puntos a meditar. En el Edén no hubo taquígrafo, secretario, tes