Ir al contenido principal

La confesión de Pedro

El papa visitó a Suecia para los preparativos de la celebración del Quincentenario de la Reforma Protestante. En la foto de L'Osservatore Romano, saluda a la obispo principal de la iglesia luterana sueca.Hubo que esperar 500 años y como un millón de muertos. Pero llegó el momento.
Lo que sigue no es para negar la figura el obispo de Roma como líder de la cristiandad.
Soy de los que creen en un tipo de ecumenismo en que la figura del obispo de Roma no es la de un administrador o un emperador en versión cristiana. 
La reina de Inglaterra, como el rey de España, son vistos como figuras de unidad nacional y liderazgo. Esto quedó bien claro cuando en 1981 se intentó restaurar la dictadura franquista y el rey Juan Carlos salvó la democracia española.
En nuestros tiempos el rey sólo tiene la autoridad que se le reconoce. Sucede lo mismo con el arzobispo de Canterbury respecto a la comunión anglicana. 
“En la casa de mi Padre hay muchas mansiones” (Juan 14,2). Se puede interpretar esto en términos de la variedad de expresiones del evangelio que ya se dan en las iglesias orientales y en el sector evangélico. 
En el cristianismo ya ha habido cabida para los izquierdistas y derechistas. Ha habido cabida para los que empuñan espada, rifle, mazo y cuartos oscuros para dar palizas a nombre de Cristo, dígame usted.
En el catolicismo romano ha habido cabida para los simpatizantes de la cismática Sociedad San Pío X; los anglicanos romanistas; el Opus Dei como prelatura personal papal. La idea de un cristianismo pluralista bajo la figura papal ya está aquí.
El obispo de Roma ya es también una figura de liderazgo entre los gobernantes de las naciones, tanto católicos como no católicos. 


Qué tal si leemos el evangelio (Mateo 16,17-19) así: “Tú te encargarás de ser el líder del grupo para anunciar la Buena Noticia. Tú eres el líder que ha sabido expresar su fe y sobre tu liderazgo edificaré mi grupo”. 






SaveSave

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El ayuno de Jesús en el desierto

El Espíritu llevó a Jesús al desierto, "para ser tentado" (Mateo 4:1). Allí Jesús ayunó durante cuarenta días. En conmemoración de esos cuarenta días nosotros observamos la cuaresma.

Jesús no necesitaba ayunar. Tampoco necesitaba ser bautizado en el Jordán. Se nos dice que esto fue así para nuestra edificación, para enseñarnos el camino.

En los relatos del bautismo de Jesús en el Jordán (Marcos 1:9; Mateo 3:13; Lucas 3:21) siempre se deja sentir la presencia del Espíritu. Inmediatamente después del bautismo, Jesús es conducido al desierto por ese Espíritu.

Si ayunó, fue por la inspiración del Espíritu. Si no tenía pecado, su ayuno no tenía un carácter penitencial o punitivo, como para pagar por sus pecados. Tampoco nuestro ayuno tiene que tener carácter penitencial, como si con nuestros actos pudiésemos agradar a Dios para conseguir el perdón de nuestros pecados.

Cuando Jesús perdona en los evangelios, tampoco exige penitencia o castigo. Para que Dios exigiera castigo tendría qu…

Pablo, Marcos y Bernabé

El 11 de junio se celebra la fiesta de San Bernabé.

Se dice que Pablo pudo evangelizar a los gentiles "a través de la puerta que abrió Bernabé".

Luego de su conversión, Pablo vino a Jerusalén, pero no fue bien recibido por los hermanos, que no se fiaban de él por haber sido perseguidor de cristianos. (Hechos 9:26–28)

Bernabé fue el que buscó a Pablo y entró en conversación con él, desarrolló amistad con él, y lo trajo a la comunidad de los demás hermanos, consiguiendo que confiaran en él.

Pablo, Bernabé y Juan Marcos se fueron juntos en un viaje de evangelización. Pero a mitad de camino Marcos se separó de ellos y se volvió. (Hechos 13:13)

Los Hechos de los Apóstoles no dan la razón que hizo que Marcos retornara. Es posible que fuese algo completamente normal y explicable. Pero también pudo ser el resultado de un buen altercado con Pablo, que de seguro era bastante fogoso.

En una ocasión más tarde Pablo y Bernabé planearon otro viaje misionero parecido y cuando Bernabé habló de ll…

Santa Rosa de Lima

…sin la cruz no se encuentra el camino de subir al cielo… ¡Ojalá todos los mortales conocieran el gran valor de la divina gracia….Sin duda alguna, se entregarían, con suma diligencia, a la búsqueda de las penas y aflicciones.
Hoy 23 de agosto recordamos a Santa Rosa de Lima, patrona de América. Hoy Santa Rosa de Lima hubiera reconocido la diferencia entre masoquismo y martirio. Masoquismo es gustar del sufrimiento como un fin en sí mismo. El masoquista se pone como objetivo sufrir.  Nadie en su sano juicio piensa así. No tiene sentido buscar el sufrimiento, aunque algunos se exciten con la imagen de “cuero y cadenas”.  Lo natural es el rechazo del sufrir. “Aparta de mí este cáliz,” dijo Jesús en el Huerto de los olivos, y luego, “Hágase tu voluntad y no la mía”. Jesús no amaba la cruz por un movimiento espontáneo de su espíritu. La aceptaba porque esa era la voluntad del Padre.  Para Jesús el sufrir no era un fin en sí mismo. Eso no hubiera sido natural. Entonces el sufrir era un medio. Y como t…