Ir al contenido principal

DOMINGO 21, TIEMPO ORDINARIO, CICLO C -- 2019

La puerta ancha y la puerta estrecha



«Es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja, que para un rico entrar el reino de los cielos,» nos dice Jesús hoy en el evangelio.
Esto es como decir: los ricos no entrarán al Reino. Dígale esto al pastor Font y los demás como él que predican el «evangelio de la riqueza». Dígaselo a los obispos y cardenales que piensan que deben vivir como príncipes.
Pero comencemos con el análisis de las palabras del evangelio.
Como otras equivocaciones que introdujeron unos monjes en el siglo 7° (siendo como eran «extranjeros» desconocedores del helenismo y gente de poca cultura) un monje irlandés del siglo 8° se inventó el falso dato (hoy día le llamamos fake news, como cuando publican noticias falsas sobre Carmen Yulín) de que en Jerusalén había una puerta estrecha por donde los camellos de las caravanas casi no podían pasar. 
He escuchado el cuento de la puerta llamada «el ojo de la aguja» en Jerusalén, como si fuera lo último descubierto por los investigadores de la Biblia. 

Jesús exageró en su género literario de imágenes, cuentos y parábolas. Así, en Mateo 7,3: «¿Cómo es que miras la brizna que hay en el ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que hay en tu ojo?». Está claro que Jesús habló de manera que pudiese subrayar el punto que le quería hacer llegar a su audiencia. Eso de «una viga» en el ojo no se puede tomar en sentido literal; pero entendemos. Lo mismo, con el ojo de la aguja y el camello.

Más importante que eso, sin embargo es el tema del anuncio del Reino de Dios. Lo que está en juego es poder estar en condiciones de ser admitido al Reino. Jesús ha llegado y anuncia: el Reino ya está aquí. 

–¿Estoy preparado para el Reino? –preguntarían. Y entonces volverían a preguntar– ¿Me admitirán en el Reino?
Jesús les habla como el que les orienta y les aconseja. Como si fuesen jovencitos sin idea de lo que uno hace para ir a la gala, a la recepción.
Entró el rey a ver a los comensales, y al notar que había allí uno que no tenía traje de boda…
–Mateo 22,11
Todas sus obras las hacen [los fariseos] para ser vistos por los hombres…. El mayor entre vosotros será vuestro servidor.…¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que cerráis a los hombres el Reino de los Cielos! Vosotros ciertamente no entráis
–Mateo 23,5ss
Guardaos de los escribas, que gustan pasear con amplio ropaje y quieren ser saludados en las plazas, ocupar los primeros asientos en las sinagogas, y los primeros puestos en los banquetes
–Lucas 20,46


El Reino de Dios está aquí. Para entrar al círculo exclusivo de los cristianos es necesario ser desprendido, no ser apegado a las riquezas. Tampoco hay que ser pretencioso ni buscarse ventajas y primeros puestos. Cosas así. 

Peregrinos rumbo a la Meca. National Geographic, siglo 19.

Y mira que llegan de todas partes, nos dice Isaías en la primera lectura de este domingo, para reintegrarse, todos los judíos de la Dispersión, en el nuevo Israel. Y nosotros, los no judíos, también tenemos un espacio reservado.



El lector puede ver también mis apuntes del 2016 para este domingo.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

El ayuno de Jesús en el desierto

El Espíritu llevó a Jesús al desierto, "para ser tentado" (Mateo 4:1). Allí Jesús ayunó durante cuarenta días. En conmemoración de esos cuarenta días nosotros observamos la cuaresma.

Jesús no necesitaba ayunar. Tampoco necesitaba ser bautizado en el Jordán. Se nos dice que esto fue así para nuestra edificación, para enseñarnos el camino.

En los relatos del bautismo de Jesús en el Jordán (Marcos 1:9; Mateo 3:13; Lucas 3:21) siempre se deja sentir la presencia del Espíritu. Inmediatamente después del bautismo, Jesús es conducido al desierto por ese Espíritu.

Si ayunó, fue por la inspiración del Espíritu. Si no tenía pecado, su ayuno no tenía un carácter penitencial o punitivo, como para pagar por sus pecados. Tampoco nuestro ayuno tiene que tener carácter penitencial, como si con nuestros actos pudiésemos agradar a Dios para conseguir el perdón de nuestros pecados.

Cuando Jesús perdona en los evangelios, tampoco exige penitencia o castigo. Para que Dios exigiera castigo tendría qu…

Pablo, Marcos y Bernabé

El 11 de junio se celebra la fiesta de San Bernabé.

Se dice que Pablo pudo evangelizar a los gentiles "a través de la puerta que abrió Bernabé".

Luego de su conversión, Pablo vino a Jerusalén, pero no fue bien recibido por los hermanos, que no se fiaban de él por haber sido perseguidor de cristianos. (Hechos 9:26–28)

Bernabé fue el que buscó a Pablo y entró en conversación con él, desarrolló amistad con él, y lo trajo a la comunidad de los demás hermanos, consiguiendo que confiaran en él.

Pablo, Bernabé y Juan Marcos se fueron juntos en un viaje de evangelización. Pero a mitad de camino Marcos se separó de ellos y se volvió. (Hechos 13:13)

Los Hechos de los Apóstoles no dan la razón que hizo que Marcos retornara. Es posible que fuese algo completamente normal y explicable. Pero también pudo ser el resultado de un buen altercado con Pablo, que de seguro era bastante fogoso.

En una ocasión más tarde Pablo y Bernabé planearon otro viaje misionero parecido y cuando Bernabé habl…

Santa Rosa de Lima

…sin la cruz no se encuentra el camino de subir al cielo… ¡Ojalá todos los mortales conocieran el gran valor de la divina gracia….Sin duda alguna, se entregarían, con suma diligencia, a la búsqueda de las penas y aflicciones.
Hoy 23 de agosto recordamos a Santa Rosa de Lima, patrona de América. Hoy Santa Rosa de Lima hubiera reconocido la diferencia entre masoquismo y martirio. Masoquismo es gustar del sufrimiento como un fin en sí mismo. El masoquista se pone como objetivo sufrir.  Nadie en su sano juicio piensa así. No tiene sentido buscar el sufrimiento, aunque algunos se exciten con la imagen de “cuero y cadenas”.  Lo natural es el rechazo del sufrir. “Aparta de mí este cáliz,” dijo Jesús en el Huerto de los olivos, y luego, “Hágase tu voluntad y no la mía”. Jesús no amaba la cruz por un movimiento espontáneo de su espíritu. La aceptaba porque esa era la voluntad del Padre.  Para Jesús el sufrir no era un fin en sí mismo. Eso no hubiera sido natural. Entonces el sufrir era un medio. Y como t…