Ir al contenido principal

Domingo 3º de Pascua, Ciclo C

 


El evangelio de hoy narra la confesión de Pedro y el encuentro con Jesús resucitado en Galilea

En los evangelios encontramos que aparentemente hubo un grupo de mujeres que siguieron a Jesús junto a sus discípulos, al punto que lo acompañaron en el viaje hasta Jerusalén. Mateo las menciona presentes en la escena de la crucifixión: "Entre ellas estaban María Magdalena, María la madre de Santiago y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo" (Mateo 27,56). 

Aparentemente fueron María Magdalena junto a sus compañeras, las que fueron al sepulcro la mañana del domingo. Allí se encontraron la tumba vacía y un ángel que les anunció lo sucedido. El ángel también les dijo, "Y ahora id enseguida a decir a sus discípulos: "Ha resucitado de entre los muertos e irá delante de vosotros a Galilea; allí le veréis."

Esto es lo que encontramos en el evangelio de este domingo, una de las narraciones de las apariciones de Jesús resucitado en Galilea. 

En el evangelio de hoy los discípulos están pescando en la madrugada y divisan en la orilla uno que está junto a unos pescados sobre unas brasas. Entonces se dan cuenta que es Jesús. Desembarcan (omito otros detalles) y Jesús los invita, y come con ellos. Es Jesús que vive y sigue vivo hasta hoy, en un cuerpo glorioso, pero en carne y hueso de verdad. No espera que lo adoremos como un ídolo, sino que vivamos al modo con que invita a Pedro: "¿Me amas?". 

"Señor, sabes que te amo," le dice Pedro. Jesús le contesta, "Apacienta mis ovejas". Pedro estuvo llamado a ser misionero y líder de la Iglesia. Hoy decimos que todo cristiano está llamado a ser misionero por su bautismo. No hay que ser un fanático proselitista cristiano; baste mostrar el rostro de Jesús en el amor al prójimo. 

Invito a ver mis apuntes sobre las lecturas de este domingo, del 2016. Para ver, oprimir aquí.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El ayuno de Jesús en el desierto

El Espíritu llevó a Jesús al desierto, "para ser tentado" (Mateo 4:1). Allí Jesús ayunó durante cuarenta días. En conmemoración de esos cuarenta días nosotros observamos la cuaresma. Jesús no necesitaba ayunar. Tampoco necesitaba ser bautizado en el Jordán. Se nos dice que esto fue así para nuestra edificación, para enseñarnos el camino. En los relatos del bautismo de Jesús en el Jordán (Marcos 1:9; Mateo 3:13; Lucas 3:21) siempre se deja sentir la presencia del Espíritu. Inmediatamente después del bautismo, Jesús es conducido al desierto por ese Espíritu. Si ayunó, fue por la inspiración del Espíritu. Si no tenía pecado, su ayuno no tenía un carácter penitencial o punitivo, como para pagar por sus pecados. Tampoco nuestro ayuno tiene que tener carácter penitencial, como si con nuestros actos pudiésemos agradar a Dios para conseguir el perdón de nuestros pecados. Cuando Jesús perdona en los evangelios, tampoco exige penitencia o castigo. Para que Dios exigiera castigo te

Pablo, Marcos y Bernabé

Rafael Sanzio, San Pablo predicando en Atenas El 11 de junio se celebra la fiesta de San Bernabé. Se dice que Pablo pudo evangelizar a los gentiles "a través de la puerta que abrió Bernabé". Luego de su conversión, Pablo vino a Jerusalén, pero no fue bien recibido por los hermanos, que no se fiaban de él por haber sido perseguidor de cristianos. (Hechos 9:26–28) Bernabé fue el que buscó a Pablo y entró en conversación con él, desarrolló amistad con él, y lo trajo a la comunidad de los demás hermanos, consiguiendo que confiaran en él. Pablo, Bernabé y Juan Marcos se fueron juntos en un viaje de evangelización. Pero a mitad de camino Marcos se separó de ellos y se volvió. (Hechos 13:13) Los Hechos de los Apóstoles no dan la razón que hizo que Marcos retornara. Es posible que fuese algo completamente normal y explicable. Pero también pudo ser el resultado de un buen altercado con Pablo, que de seguro era bastante fogoso. En una ocasión más tarde Pablo y Bernabé

Iglesia anglicana de Estados Unidos ha elegido un nuevo obispo, lesbiana

La Iglesia anglicana de Estados Unidos ha elegido un nuevo obispo gay, en este caso, una reverenda lesbiana, la Rev. Mary Douglas Glasspool. Glasspool, de 55 años, canóniga de la Diócesis con sede en Baltimore de Maryland durante los pasados ocho años, fue elegida el 5 de diciembre por feligreses y miembros del clero para ser obispo sufragante en la diócesis de Los Angeles, California. De confirmarse su nominación sería ordenada al episcopado en mayo del 2010. El arzobispo de Canterbury, Muy Rev. Rowan Williams señaló que esta segunda nominación de un homosexual al episcopado tendrá serias consecuencias para el anglicanismo en todo el mundo. A mi manera de ver, que reconozco que no tiene que ser la verdad o que no todo el mundo tiene que estar de acuerdo conmigo, los hay que nacen desde la cuna con una orientación homosexual. Esto hace décadas, casi cinco décadas, que se ha confirmado mediante investigaciones de la biología humana y en específico, del cerebro humano. En ese co