Ir al contenido principal

Domingo 14, Tiempo Ordinario, Ciclo C

Duccio di Buoninsegna, siglo 15

En el evangelio de hoy Jesús designa a 72 discípulos para que vayan a las aldeas de Galilea y anuncien que el Reino de Dios está cerca. Les dice que vayan de dos en dos.
Al ir a la Biblia de Jerusalén para ver este pasaje, uno descubre que es algo así como una repetición de Lucas 9,1ss.

Ahí se nota algo así como las costuras de la composición original del evangelio. Es posible que Lucas, o el compilador, se encontró con dos versiones recibidas en la tradición de las primeras comunidades. Propongo esto sin ser especialista y sin haber consultado la literatura.

Cuando Lucas —o el copista posterior— se encontró con dos versiones de igual prestigio, posiblemente decidió dejarlas las dos «por si, o por no», como dicen en el campo. El hecho que son básicamente el mismo cuento en dos versiones con pequeñas variaciones le presta credibilidad a la narración.

Dicho eso, podemos ahora reflexionar. Nótese que lo mismo en el capítulo 9 (Jesús envía los «apóstoles», los Doce), que en el capítulo 10 de Lucas (la versión del evangelio de hoy, en que envía los 72 discípulos) Jesús los envía de dos en dos, a anunciar el Reino de Dios.
La misión principal es anunciar la Buena Noticia, que el Reino de Dios ha llegado.

No los envía a bautizar, a casar, a administrar sacramentos.

¿Esto es defender ideas protestantes? No; es simplemente observar lo que encontramos en la narración de la vida de Jesús según lo encontramos en los evangelios, el catecismo de los primeros cristianos.

En el capítulo 9 de Lucas Jesús le da poder a los apóstoles para curar. En el capítulo 10, los discípulos vuelven maravillados, porque hasta los demonios se les someten. Jesús les dice que les ha dado poder para caminar sobre serpientes y escorpiones y poder para vencer todas las fuerzas del enemigo.

Cuando Jesús los envía y luego los recibe a la vuelta, no hay una ceremonia de «órdenes sagradas». Basta creer, tener fe; creer que el Reino de Dios que Jesús anuncia verdaderamente ha llegado y salir a los caminos de la misma manera, a anunciar esa buena noticia.

Podemos pensar que esto fue lo que sucedió con los apóstoles y discípulos en los tiempos posteriores a la resurrección. Quedaron insuflados por el bautismo del Espíritu y salieron al anuncio de la llegada del Reino, con el testimonio de la resurrección de Jesús, el primero que volvió a la vida del reino de los muertos.

Hoy día podemos decir que ese es el sentido de ser cristiano y del sacerdocio de todos los fieles. "…vosotros sois 'linaje elegido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido,' para anunciar las alabanzas de Aquel que os ha llamado de las tinieblas a su admirable luz." (I Pedro 2,9)

Igual que Israel fue –y es– "un reino de sacerdotes y una nación santa" (Éxodo 19,6) así también los cristianos son un pueblo de sacerdotes que como pueblo de Dios anuncia que el Reino está con nosotros.



El lector también puede ver estos apuntes del 2016.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El ayuno de Jesús en el desierto

El Espíritu llevó a Jesús al desierto, "para ser tentado" (Mateo 4:1). Allí Jesús ayunó durante cuarenta días. En conmemoración de esos cuarenta días nosotros observamos la cuaresma.

Jesús no necesitaba ayunar. Tampoco necesitaba ser bautizado en el Jordán. Se nos dice que esto fue así para nuestra edificación, para enseñarnos el camino.

En los relatos del bautismo de Jesús en el Jordán (Marcos 1:9; Mateo 3:13; Lucas 3:21) siempre se deja sentir la presencia del Espíritu. Inmediatamente después del bautismo, Jesús es conducido al desierto por ese Espíritu.

Si ayunó, fue por la inspiración del Espíritu. Si no tenía pecado, su ayuno no tenía un carácter penitencial o punitivo, como para pagar por sus pecados. Tampoco nuestro ayuno tiene que tener carácter penitencial, como si con nuestros actos pudiésemos agradar a Dios para conseguir el perdón de nuestros pecados.

Cuando Jesús perdona en los evangelios, tampoco exige penitencia o castigo. Para que Dios exigiera castigo tendría qu…

Pablo, Marcos y Bernabé

El 11 de junio se celebra la fiesta de San Bernabé.

Se dice que Pablo pudo evangelizar a los gentiles "a través de la puerta que abrió Bernabé".

Luego de su conversión, Pablo vino a Jerusalén, pero no fue bien recibido por los hermanos, que no se fiaban de él por haber sido perseguidor de cristianos. (Hechos 9:26–28)

Bernabé fue el que buscó a Pablo y entró en conversación con él, desarrolló amistad con él, y lo trajo a la comunidad de los demás hermanos, consiguiendo que confiaran en él.

Pablo, Bernabé y Juan Marcos se fueron juntos en un viaje de evangelización. Pero a mitad de camino Marcos se separó de ellos y se volvió. (Hechos 13:13)

Los Hechos de los Apóstoles no dan la razón que hizo que Marcos retornara. Es posible que fuese algo completamente normal y explicable. Pero también pudo ser el resultado de un buen altercado con Pablo, que de seguro era bastante fogoso.

En una ocasión más tarde Pablo y Bernabé planearon otro viaje misionero parecido y cuando Bernabé habl…

Santa Rosa de Lima

…sin la cruz no se encuentra el camino de subir al cielo… ¡Ojalá todos los mortales conocieran el gran valor de la divina gracia….Sin duda alguna, se entregarían, con suma diligencia, a la búsqueda de las penas y aflicciones.
Hoy 23 de agosto recordamos a Santa Rosa de Lima, patrona de América. Hoy Santa Rosa de Lima hubiera reconocido la diferencia entre masoquismo y martirio. Masoquismo es gustar del sufrimiento como un fin en sí mismo. El masoquista se pone como objetivo sufrir.  Nadie en su sano juicio piensa así. No tiene sentido buscar el sufrimiento, aunque algunos se exciten con la imagen de “cuero y cadenas”.  Lo natural es el rechazo del sufrir. “Aparta de mí este cáliz,” dijo Jesús en el Huerto de los olivos, y luego, “Hágase tu voluntad y no la mía”. Jesús no amaba la cruz por un movimiento espontáneo de su espíritu. La aceptaba porque esa era la voluntad del Padre.  Para Jesús el sufrir no era un fin en sí mismo. Eso no hubiera sido natural. Entonces el sufrir era un medio. Y como t…