Ir al contenido principal

Domingo 17º del tiempo ordinario Ciclo C



Giacomo Zanni en la página de imágenes gratis de Pixabay


En la Primera Lectura para este domingo (Génesis 18,20-32) Abrahán regatea con Dios como si estuviera en el bazar disputando el precio de las aceitunas.

En el Evangelio para este domingo (Lucas 11,1-13) Jesús exhorta a sus discípulos a que perseveren en la oración de súplica. Roguemos a Dios hasta que nos atienda y remedie nuestras necesidades. En medio de ese hilvanar de cosas que se decía que dijo el Maestro dentro de la tradición oral de los primeros cristianos el evangelista intercala la oración del Padre Nuestro.

Conclusión: el tema que une las lecturas de hoy es el tema de la oración. Y la oración cristiana por antonomasia es el Padre Nuestro. Lo más importante es la alabanza al Padre (bendito sea tu nombre). De seguido pedimos que venga, que acabe de llegar, el Reino. Pero si se tarda en llegar, nos mostramos conformes: hágase tu voluntad, Señor.

Pasamos a nuestra necesidad material, que no nos falte el pan. Pero que tampoco nos falte la misericordia de Dios, de la misma manera que como cristianos perdonamos a los que nos ofenden y violan nuestros derechos. Porque nosotros también podemos caer en esto de no respetar a Dios, ni al prójimo y por eso le rogamos a Dios que no nos deje caer en la tentación, que no nos lleve a la tentación, que nos libre de todo mal. Porque de Dios es toda la autoridad, el poder y la gloria, por siempre. Y que así sea.

El Padrenuestro tiene un sabor judío innegable. Invito al lector a confirmar las raíces judías de esta oración en la enciclopedia del judaísmo.

Cada una de las líneas del Padre Nuestro tiene su versión en las oraciones hebreas tradicionales. Un judío podría muy bien recitar el Padrenuestro. Los cristianos somos judíos en espíritu.

Aparte de lo anterior viene a la mente el tema del perdón al pecador.

En estos días de la renuncia de nuestro gobernador viene a la mente el tema del perdón al prójimo.

En esto de perdonar, tanto nosotros, como el perdón de Dios, podemos caer en un error que a veces es nefasto. El marido abusador pide perdón y la mujer lo perdona. El cura pedófilo pide perdón y lo asignan a otra parroquia. Y así sucesivamente. El lector ve el problema.

Por eso, uno perdona, pero toma medidas realistas para evitar que el pecador reincida. A veces, los matrimonios tienen que disolverse para bien de la mujer y de los hijos. Otras veces es la mujer la que no está bien de la cabeza y la conclusión debería ser la misma. Lo mismo habría que decir de los curas pedófilos.

Es como seguir enviando al lobo entre las ovejas porque uno no puede guardarle rencor. Ahí está el "ay bendito" puertorriqueño. En las filas de los bancos, por ejemplo, escuché a más de uno defendiendo al gobernador Rosselló porque…ay bendito.

El lector también puede ver mis apuntes para este domingo que puse en el 2016 pueden verse aquí.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El ayuno de Jesús en el desierto

El Espíritu llevó a Jesús al desierto, "para ser tentado" (Mateo 4:1). Allí Jesús ayunó durante cuarenta días. En conmemoración de esos cuarenta días nosotros observamos la cuaresma.

Jesús no necesitaba ayunar. Tampoco necesitaba ser bautizado en el Jordán. Se nos dice que esto fue así para nuestra edificación, para enseñarnos el camino.

En los relatos del bautismo de Jesús en el Jordán (Marcos 1:9; Mateo 3:13; Lucas 3:21) siempre se deja sentir la presencia del Espíritu. Inmediatamente después del bautismo, Jesús es conducido al desierto por ese Espíritu.

Si ayunó, fue por la inspiración del Espíritu. Si no tenía pecado, su ayuno no tenía un carácter penitencial o punitivo, como para pagar por sus pecados. Tampoco nuestro ayuno tiene que tener carácter penitencial, como si con nuestros actos pudiésemos agradar a Dios para conseguir el perdón de nuestros pecados.

Cuando Jesús perdona en los evangelios, tampoco exige penitencia o castigo. Para que Dios exigiera castigo tendría qu…

Pablo, Marcos y Bernabé

El 11 de junio se celebra la fiesta de San Bernabé.

Se dice que Pablo pudo evangelizar a los gentiles "a través de la puerta que abrió Bernabé".

Luego de su conversión, Pablo vino a Jerusalén, pero no fue bien recibido por los hermanos, que no se fiaban de él por haber sido perseguidor de cristianos. (Hechos 9:26–28)

Bernabé fue el que buscó a Pablo y entró en conversación con él, desarrolló amistad con él, y lo trajo a la comunidad de los demás hermanos, consiguiendo que confiaran en él.

Pablo, Bernabé y Juan Marcos se fueron juntos en un viaje de evangelización. Pero a mitad de camino Marcos se separó de ellos y se volvió. (Hechos 13:13)

Los Hechos de los Apóstoles no dan la razón que hizo que Marcos retornara. Es posible que fuese algo completamente normal y explicable. Pero también pudo ser el resultado de un buen altercado con Pablo, que de seguro era bastante fogoso.

En una ocasión más tarde Pablo y Bernabé planearon otro viaje misionero parecido y cuando Bernabé habl…

Santa Rosa de Lima

…sin la cruz no se encuentra el camino de subir al cielo… ¡Ojalá todos los mortales conocieran el gran valor de la divina gracia….Sin duda alguna, se entregarían, con suma diligencia, a la búsqueda de las penas y aflicciones.
Hoy 23 de agosto recordamos a Santa Rosa de Lima, patrona de América. Hoy Santa Rosa de Lima hubiera reconocido la diferencia entre masoquismo y martirio. Masoquismo es gustar del sufrimiento como un fin en sí mismo. El masoquista se pone como objetivo sufrir.  Nadie en su sano juicio piensa así. No tiene sentido buscar el sufrimiento, aunque algunos se exciten con la imagen de “cuero y cadenas”.  Lo natural es el rechazo del sufrir. “Aparta de mí este cáliz,” dijo Jesús en el Huerto de los olivos, y luego, “Hágase tu voluntad y no la mía”. Jesús no amaba la cruz por un movimiento espontáneo de su espíritu. La aceptaba porque esa era la voluntad del Padre.  Para Jesús el sufrir no era un fin en sí mismo. Eso no hubiera sido natural. Entonces el sufrir era un medio. Y como t…