Ir al contenido principal

Domingo 2º de Adviento, Ciclo C (Año 2021)



El tema de este domingo es la predicación de Juan, la invitación a la conversión como comienzo de la llegada del Reino de Dios, que ya está aquí.

A continuación propongo algunos modos específicos para vivir el espíritu de Adviento y Navidad.

Buscar la manera de para preparar el camino al Señor en mi vida, para el Señor pueda llegar a mí:

  • la oración: separar un espacio, un momento durante el día, dedicado exclusivamente a la oración, al encuentro con Dios
  • la lectura: buscar la biografía del santo del día; otros libros de temas de reflexión…

Intentar la manera de contribuir a que otros se encuentren con Jesús, de ayudar a preparar el camino de la llegada del Señor en la vida de otros. Un modo con que otros podrían necesitar de nosotros: que tal vez ya no esperan nada en esta vida.

  • O porque creen tenerlo todo, en su autosuficiencia. 
  • O porque están desengañados y perdieron el entusiasmo por la vida. Porque han recibido muchos golpes y se sienten derrotados.

Nosotros también podríamos encontrarnos en su lugar; podríamos sentirnos autosuficientes, como los fariseos, o sentirnos fracasados e incapaces de encontrar a Dios. Por eso, contribuir a que se abran caminos para el Señor en sus vidas implica, no predicar o sermonear, sino sugerir, cooperar con ellos:

  • sin fariseísmo, es decir, sin creernos superiores a los demás;
  • con humildad, es decir, conscientes de que yo podría estar más necesitado que ellos y que yo podría ser más bien el evangelizando y que aquel a quien pretendo ayudar sea el que termine evangelizándome a mí; esto es, que yo también tengo necesidad de apoyo en mi camino al encuentro con el Señor…

Pero nuestro apoyo a los demás no tiene que ser algo psicológico o un drama humano. 

Puede ser algo tan sencillo como dar un socorro material: una limosna, una gestión médica para el enfermo, una ayuda a algún anciano o impedido, o… simplemente dar una sonrisa al compañero de oficina o de trabajo. Todos son modos de “preparar el camino al Señor”.


Propongo al lector los siguientes apuntes de años anteriores (oprimir sobre la fecha para ver): 20112012, 2015, 2018



Comentarios

Entradas más populares de este blog

El ayuno de Jesús en el desierto

El Espíritu llevó a Jesús al desierto, "para ser tentado" (Mateo 4:1). Allí Jesús ayunó durante cuarenta días. En conmemoración de esos cuarenta días nosotros observamos la cuaresma. Jesús no necesitaba ayunar. Tampoco necesitaba ser bautizado en el Jordán. Se nos dice que esto fue así para nuestra edificación, para enseñarnos el camino. En los relatos del bautismo de Jesús en el Jordán (Marcos 1:9; Mateo 3:13; Lucas 3:21) siempre se deja sentir la presencia del Espíritu. Inmediatamente después del bautismo, Jesús es conducido al desierto por ese Espíritu. Si ayunó, fue por la inspiración del Espíritu. Si no tenía pecado, su ayuno no tenía un carácter penitencial o punitivo, como para pagar por sus pecados. Tampoco nuestro ayuno tiene que tener carácter penitencial, como si con nuestros actos pudiésemos agradar a Dios para conseguir el perdón de nuestros pecados. Cuando Jesús perdona en los evangelios, tampoco exige penitencia o castigo. Para que Dios exigiera castigo te

Pablo, Marcos y Bernabé

Rafael Sanzio, San Pablo predicando en Atenas El 11 de junio se celebra la fiesta de San Bernabé. Se dice que Pablo pudo evangelizar a los gentiles "a través de la puerta que abrió Bernabé". Luego de su conversión, Pablo vino a Jerusalén, pero no fue bien recibido por los hermanos, que no se fiaban de él por haber sido perseguidor de cristianos. (Hechos 9:26–28) Bernabé fue el que buscó a Pablo y entró en conversación con él, desarrolló amistad con él, y lo trajo a la comunidad de los demás hermanos, consiguiendo que confiaran en él. Pablo, Bernabé y Juan Marcos se fueron juntos en un viaje de evangelización. Pero a mitad de camino Marcos se separó de ellos y se volvió. (Hechos 13:13) Los Hechos de los Apóstoles no dan la razón que hizo que Marcos retornara. Es posible que fuese algo completamente normal y explicable. Pero también pudo ser el resultado de un buen altercado con Pablo, que de seguro era bastante fogoso. En una ocasión más tarde Pablo y Bernabé

Domingo 10 del Tiempo ordinario, Ciclo B

Isaac Van Osten, El paraíso . Adán y Eva están a la distancia, derecha. La primera lectura para este domingo está tomada del libro del Génesis, capítulo 3, versículos 9 al 15. Narra el momento en que Adán y Eva se esconden entre la maleza cuando Dios llega paseándose por el Edén como un hacendado que voltea la finca. Dios los llama y ellos le dicen que tienen miedo a salir porque están desnudos. De inmediato Dios sabe que comieron del fruto prohibido.  El fruto prohibido no fue una manzana, porque en la región de Iraq (donde tradicionalmente se ubica el Edén) no hay manzanas. Eso recuerda la representación de Jesús como un alemán de ojos claros y cabellos rubios. Pero eso no es importante, porque lo importante es el punto del relato. Dios puso una regla y los seres humanos desobedecieron.  Cuando Dios reclama, cada uno se canta inocente. Adán le echa la culpa a Eva; Eva a la serpiente.  De inmediato surgen puntos a meditar. En el Edén no hubo taquígrafo, secretario, tes