Ir al contenido principal

Domingo de Pentecostés, Año 2021



Toda la obra de la salvación, desde la creación del mundo hasta el fin de los tiempos, es obra del Espíritu Santo. 

Tradicionalmente se asume que Pentecostés se dio sobre los doce apóstoles. La devoción popular añadió a la Virgen junto a ellos. Pero en realidad, la narración de Lucas no especifica; sólo dice que los discípulos estaban reunidos. Los discípulos de Jesús eran muchos, muchísimos. Pero eso es un detalle que no es para inquietarnos, si Pentecostés fue sobre los apóstoles solamente, o si incluyó a otros junto a ellos. 

Lo importante es el bautismo del Espíritu que se confirma en nuestra fe. 

****

El Espíritu Santo en nosotros: detengámonos un momento a contemplar este hecho de nuestra fe. Dirá San Pablo en su segunda carta a Timoteo 1,13-14: «Ten por norma las palabras sanas que oíste de mí en la fe y en la caridad de Cristo Jesús. Conserva el buen depósito mediante el Espíritu Santo que habita en nosotros.»

Jesús caminó entre nosotros, en este mundo, como nos lo dice Lucas 4,1 —«Jesús, lleno de Espíritu Santo». Por eso le comunicó a sus discípulos ese Espíritu que habitó en él, como en Juan 20,22 — «sopló sobre ellos y les dijo: "Recibid el Espíritu Santo"». 

De la misma manera que los discípulos también nosotros recibimos el Espíritu Santo. Está el ejemplo que encontramos en Hechos de los apóstoles 8,15-17 — «Al enterarse los apóstoles que estaban en Jerusalén de que Samaría había aceptado la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan. Estos bajaron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo; pues todavía no había descendido sobre ninguno de ellos; únicamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo».

Ahí vemos el bautismo del Espíritu, que el Bautista anunció, como en Marcos 1,8 — «Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo». 

Es lo que nosotros conocemos como el sacramento de la Confirmación.

****

Vemos que Dios actúa sin trabas humanas. A veces los clérigos hablan y han hablado desde hace siglos, como si ellos tuvieran el poder de evitar que Dios envíe su Espíritu. Esto se ve cuando dicen, «Fuera de la Iglesia no hay salvación», y cosas parecidas. Es la misma porfía que libró el Vaticano en otro tiempo como para demostrar que las órdenes anglicanas no eran «válidas». Como si para poder conferir —o imponer las manos invocando al Espíritu Santo— bautismos y órdenes sagradas se necesitase una genealogía eclesiástica que demostrase una línea ininterrumpida de San Pedro y los apóstoles hasta los obispos de hoy día. 

En el libro de los Hechos de los apóstoles encontramos más de un caso en que los cristianos reciben el Espíritu Santo sin que algún eclesiástico le sirva de intermediario. Vemos el caso, por ejemplo de los que expulsan demonios en nombre de Jesucristo, sin ser sus discípulos directos, como en Marcos 9,38. 

*****

Esto es algo como decir, «Todos los ponceños son puertorriqueños»; pero no es cierto que «Todos los puertorriqueños son ponceños». 

De la misma manera es cierto que «El Espíritu Santo desciende de manera sacramental en la Iglesia». Pero no es cierto que «La única manera en que el Espíritu Santo desciende es de la manera sacramental de la Iglesia». 

Encontramos el Espíritu Santo ya mencionado en el Antiguo Testamento. Así por ejemplo, en Sabiduría 1,5 y en ese mismo libro, Sabiduría 9,17. Lo encontramos también en Isaías 63,10-11. 

****

El Espíritu sopla a voluntad. «El viento sopla donde quiere, y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que nace del Espíritu». (Juan 3,8)

Este es el Espíritu que nos ha sido dado como un don. Como dice San Pablo, «Que el Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo». (Romanos 14,17)

****

Invito al lector a ver mis apuntes para este domingo en años anteriores:

2011;

2014 (La comunidad parroquial y Pentecostés);

2016;

2018 ("El bautismo en el Espíritu");

2019.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

El ayuno de Jesús en el desierto

El Espíritu llevó a Jesús al desierto, "para ser tentado" (Mateo 4:1). Allí Jesús ayunó durante cuarenta días. En conmemoración de esos cuarenta días nosotros observamos la cuaresma. Jesús no necesitaba ayunar. Tampoco necesitaba ser bautizado en el Jordán. Se nos dice que esto fue así para nuestra edificación, para enseñarnos el camino. En los relatos del bautismo de Jesús en el Jordán (Marcos 1:9; Mateo 3:13; Lucas 3:21) siempre se deja sentir la presencia del Espíritu. Inmediatamente después del bautismo, Jesús es conducido al desierto por ese Espíritu. Si ayunó, fue por la inspiración del Espíritu. Si no tenía pecado, su ayuno no tenía un carácter penitencial o punitivo, como para pagar por sus pecados. Tampoco nuestro ayuno tiene que tener carácter penitencial, como si con nuestros actos pudiésemos agradar a Dios para conseguir el perdón de nuestros pecados. Cuando Jesús perdona en los evangelios, tampoco exige penitencia o castigo. Para que Dios exigiera castigo te

Pablo, Marcos y Bernabé

Rafael Sanzio, San Pablo predicando en Atenas El 11 de junio se celebra la fiesta de San Bernabé. Se dice que Pablo pudo evangelizar a los gentiles "a través de la puerta que abrió Bernabé". Luego de su conversión, Pablo vino a Jerusalén, pero no fue bien recibido por los hermanos, que no se fiaban de él por haber sido perseguidor de cristianos. (Hechos 9:26–28) Bernabé fue el que buscó a Pablo y entró en conversación con él, desarrolló amistad con él, y lo trajo a la comunidad de los demás hermanos, consiguiendo que confiaran en él. Pablo, Bernabé y Juan Marcos se fueron juntos en un viaje de evangelización. Pero a mitad de camino Marcos se separó de ellos y se volvió. (Hechos 13:13) Los Hechos de los Apóstoles no dan la razón que hizo que Marcos retornara. Es posible que fuese algo completamente normal y explicable. Pero también pudo ser el resultado de un buen altercado con Pablo, que de seguro era bastante fogoso. En una ocasión más tarde Pablo y Bernabé

Domingo 10 del Tiempo ordinario, Ciclo B

Isaac Van Osten, El paraíso . Adán y Eva están a la distancia, derecha. La primera lectura para este domingo está tomada del libro del Génesis, capítulo 3, versículos 9 al 15. Narra el momento en que Adán y Eva se esconden entre la maleza cuando Dios llega paseándose por el Edén como un hacendado que voltea la finca. Dios los llama y ellos le dicen que tienen miedo a salir porque están desnudos. De inmediato Dios sabe que comieron del fruto prohibido.  El fruto prohibido no fue una manzana, porque en la región de Iraq (donde tradicionalmente se ubica el Edén) no hay manzanas. Eso recuerda la representación de Jesús como un alemán de ojos claros y cabellos rubios. Pero eso no es importante, porque lo importante es el punto del relato. Dios puso una regla y los seres humanos desobedecieron.  Cuando Dios reclama, cada uno se canta inocente. Adán le echa la culpa a Eva; Eva a la serpiente.  De inmediato surgen puntos a meditar. En el Edén no hubo taquígrafo, secretario, tes